Estímulos cerebrales ayudan a incrementar la productividad laboral

La correcta estimulación cerebral en el ámbito laboral puede tener grandes ventajas al motivar a empleados a ser más productivos.

productividad estímulos cerebrales motivados
Ante los estímulos cerebrales correctos derivados del estudio de las neurociencias, los empleados de una empresa tienden a mantenerse más motivados.

De acuerdo con la encuesta Tendencias del Entorno Laboral en México (TELM) 2019, de Kelly Services, el principal factor de motivación es el ambiente laboral, seguido de elementos como el salario, prestaciones, beneficios, esquemas flexibles y tener un buen líder.

Por su lado, según dicho estudio, el 77% de los encuestados están dispuestos a dar más de lo esperado de ellos en mayor o menor grado, mientras que el 23% se negaron a ello.

La satisfacción laboral es de suma importancia ya que ésta determina la relación de los empleados con las empresas y su funcionamiento dentro de la misma; una persona motivada y cómoda con su entorno laboral será más productiva y fortalecerá su compromiso por alcanzar los objetivos de la compañía.

Para que la relación entre empleados y empresas sea efectiva, se debe apostar por iniciativas que respondan a las expectativas de los empleados sobre su desarrollo profesional, y den lo mejor de sí mismos. En este contexto, la estimulación cerebral puede ser el punto clave para alcanzar dicho objetivo.

Las neuronas se comunican entre sí a través de neurotransmisores, los cuales son los encargados de regular las emociones y estados de ánimo.

La motivación surge cuando la dopamina, uno de estos neurotransmisores, se libera y se dirige al núcleo accumbens, el área del cerebro encargado de regir el comportamiento de recompensa.

Julián Jordan, en su libro Presentaciones Neuro Poderosas, menciona a la dopamina como el neurotransmisor liberado cuando existe el interés por hacer algo, por ejemplo, al pensar en un tema apasionante; son las ganas de saber más, entenderlo y dominarlo, es la reacción del cuerpo ante la liberación de dopamina.

Por lo tanto, si se desea que el capital humano de una empresa esté motivado, es necesario exponerlo a estímulos que promuevan la liberación de neurotransmisores; estos estímulos pueden partir de reuniones productivas, de dar valor a sus propuestas, de considerar su opinión, de reconocer logros, entre otros.

Aplicar técnicas que pertenecen al estudio de las neurociencias conduce a un análisis de las emociones y la atención prestada a diversos factores presentes en el entorno laboral, buscando tener un mayor conocimiento sobre la conducta de las personas, y transmitir mensajes personalizados o adaptados a sus necesidades.

Entender el funcionamiento del cerebro brinda la oportunidad a los líderes empresariales de alcanzar sus objetivos de una manera efectiva en actividades específicas, como la preparación de presentaciones para sus empleados y, por supuesto, de clientes potenciales, tema que Julián Jordan desarrolla a fondo en el libro arriba mencionado.

Con los estímulos adecuados, los empleados de una empresa serán capaces de desarrollar habilidades que les permita ser más eficientes, como el desarrollo del liderazgo, la capacidad de tomar decisiones eficaces y el enriquecimiento de métodos para desarrollar la creatividad.

Mantener al capital humano de una empresa motivado genera el compromiso de los empleados con la misión y visión de la misma, y promueve su disposición de formar parte de un equipo en un ambiente positivo y propicio pa