A quién hay que temer, a la delincuencia o a la policía?

seguridad
'Defendamos Querétaro', muy lejos de la realidad que se vive.

Cuando el gobierno del Estado que encabeza Francisco Domínguez Servién, ha hecho una de sus prioridades la seguridad para los ciudadanos, es cuando más se ha recrudecido la intolerancia y represión por parte de los cuerpos de seguridad en contra de algunos medios de comunicación, pero sobre todo en lo que se refiere al trabajo que realiza Rotativo de Querétaro.

La intolerancia y poca disponibilidad de las instancias de seguridad, no son ajenas al conocimiento de los mandos, como es la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) que encabeza Juan Marcos Granados Torres o de la Fiscalía del estado, que tiene a la cabeza a Alejandro Echeverría Cornejo.

El trabajo de los medios de comunicación y en especial el que realiza el personal de Rotativo de Querétaro, se ven cada vez más amenazados.

Las advertencias llegan por diferentes lados, desde un compañero reportero o fotógrafo, que advierte de los amagos de la policía estatal, ‘que si te encuentran te van a chingar’, hasta de la propia municipal, como la de algunos municipios como el de Pedro Escobedo, que han enviado mensajes de ‘tenemos órdenes de arriba de que si lo vemos en el municipio, lo vamos a levantar’.

Este amago del ‘Estado’ en materia de seguridad es preocupante, cuando el gobernador Francisco Domínguez, ha estado haciendo todo por impulsar políticas de honestidad, seguridad y garantías para quienes llegan, invierten y quieren hacer de Querétaro un lugar de ‘paz’.

Pero es más preocupante que un servidor público, de la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPC), que depende de la Secretaría de Gobierno del estado, sea quien haga uso del cargo, vehículo y uniforme institucionales, para agredir al personal de Rotativo.

Si esto ocurre con las instituciones de seguridad para las que piden confianza, y si esto sucede con los representantes de un medio de comunicación, que solo buscan tener informada a la ciudadanía, qué se puede esperar para un ciudadano común, que a diario sale a la calle y está expuesto a las extorsiones, a los amagos y a las intimidaciones policíacas.

A que se atiene un ciudadano y un representante de un medio de comunicación, cuando es de la propia policía de la que nos tenemos que cuidar.

Acaso tenemos que doblegarnos, callar, mentir que todo está bien, que no pasa nada, que la seguridad es la mejor, que nuestros policías son los más honestos, los más eficientes y los más confiables, para poder salir a la calle y decirles que no tememos a nada, porque ellos están ahí para cuidarnos?

Es un tema que no podemos dejar pasar por alto y que las autoridades deben asumir con responsabilidad, no basta con que guarden silencio, que se hagan los indiferentes, que no pasa nada, por que entonces estaríamos pensando que los pregones de ‘Defendamos Querétaro’, solo es una falacia, que nuestros gobernantes solo buscan cifras alegres y que la política implementada está muy lejos de la realidad.