Airbnb no necesita licencia de agente inmobiliario para operar en Francia

Airbnb continuaría trabajando con las ciudades, informó tras la decisión.

airbnb
La polémica comenzó cuando la Asociación Francesa de Turismo y Alojamiento Profesional se quejó porque Airbnb estaba actuando como agencia inmobiliaria.

El servicio de reserva de alojamiento Airbnb no necesita una licencia de agente inmobiliario para operar en Francia según dictaminado el tribunal superior de la Unión Europa (UE).

La asociación de turismo en Francia se quejó porque dicha empresa no cumplía con las leyes de propiedad del país y significa que los usuarios de la aplicación evitan una amenaza de interrupción de su servicio en el país.

Si el tribunal hubiera dictaminado de otra manera, habría servido de precedente para otros reguladores de la UE.

Dicha decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) se basó en su determinación de que una de las plataformas de mayor proyección en la industria turística era un servicio de la sociedad de la información en lugar de un agente inmobiliario.

Los jueces involucrados también hicieron una distinción entre Airbnb y Uber sobre la base de cuánto control tenía la aplicación de reserva de propiedades sobre las transacciones en su servicio.

Airbnb continuaría trabajando con las ciudades, informó tras la decisión.

Esta polémica comenzó cuando la Asociación Francesa de Turismo y Alojamiento Profesional (AHTOP) se quejó porque el corporativo estaba actuando como una agencia inmobiliaria sin licencia, incumpliendo un acto local conocido como la Ley Hoguet. Sin embargo la entidad nacida en California tenía las posibilidades de ganar, ya que su servicio está diseñado para permitir a las personas alquilar habitaciones libres o propiedades completas a los turistas a corto plazo. La empresa brindadora de alojamientos argumentó que estaba protegido por las leyes de la UE sobre comercio electrónico.

Por su parte el TJUE dijo que estaba satisfecho de que Airbnb fuera un servicio de la sociedad de la información en lugar de un agente inmobiliario porque la plataforma no era simplemente un servicio complementario para un negocio inmobiliario más amplio; los propietarios pudieron ofrecer sus casas en alquiler a través de otros canales; además no fijó ni limitó el alquiler cobrado por los propietarios.

Además, las autoridades francesas no habían informado a la Comisión Europea sobre la Ley Hoguet en el momento donde se estaba preparando la directiva de la UE sobre comercio electrónico.

Sugirió que el incumplimiento de Francia podría usarse como defensa en futuros casos judiciales.

Cabe recordar que en diciembre de 2017, el TJUE dictaminó que la compañía de autos compartidos Uber era una empresa de taxis y no simplemente un servicio de la sociedad de la información.

Durante el tiempo de resolución de este caso, el TJUE reconoció diferencias tanto en el caso de Uber como de Airbnb. La empresa de alojamiento no tiene una influencia decisiva sobre el alojamiento ofrecido en su plataforma.

Finalmente la compañía dirigida por Brian Chesky no determina el precio de alquiler cobrado por la propiedad y permite a los clientes elegir casa, por lo que Airbnb no necesita una licencia de agente inmobiliario para operar en Francia. FOTO: PIXABAY