Resveratrol: La clave contra enfermedades crónico degenerativas

El vino tiene un compuesto químico llamado resveratrol, en la cual activa una proteína llamada Sirtuina1.

VINO TINTO
​Estudio en roedores ha demostrado que el resveratrol, compuesto químico del vino tinto, tiene propiedades benéficas contra enfermedades cardiovasculares.

Estudio en roedores ha demostrado que el resveratrol, compuesto químico del vino tinto, tiene propiedades benéficas contra enfermedades cardiovasculares, la diabetes y demencias, según un estudio del Instituto Nacional de Geriatría (Inger), publicado el 13 de diciembre de 2019.

Inger se dedica a las investigaciones orientadas a la producción de conocimientos sobre envejecimiento y salud, incluyendo aspectos básicos, clínicos y tecnológicos. El instituto explicó que el vino tiene diversos compuestos químicos antioxidantes, cardioprotectores y antidiabéticos que favorece la comunicación entre las neuronas en ciertas regiones del cerebro para mejorar la memoria y aprendizaje.

Asimismo, el vino tiene un compuesto químico llamado resveratrol, en la cual activa una proteína llamada Sirtuina1 que regula a otras proteínas para mejorar el funcionamiento celular para incrementar la sensibilidad a la insulina que es una hormona encargada de disminuir los niveles altos de glucosa en la sangre.

Otro de los beneficios de tomar la bebida alcohólica es retardar el envejecimiento, impedir la formación de nuevas células de grasa, previene las demencias y combate el cansancio.

También, la bebida tiene células gliales que son la encargadas de cuidar al cerebro porque deshace células muertas para mantener al órgano en óptimas condiciones.

Los investigadores del Inger estudiaron dos tipos de células gliales: los astrocitos y los microgliales.

De la misma manera, los astrocitos eliminan pedazos de neuronas porque no se utilizan para mantener un orden en el cerebro y que su eficiencia no se deteriore y las células microgliales son recolectoras de basura que podrían ser un estorbo para los procesos cerebrales.

Finalmente, los beneficios del vino tinto es que favorece la comunicación entre las neuronas en ciertas regiones del cerebro para mejorar la memoria y el aprendizaje. También retarda el envejecimiento, impide la formación de nuevas células de grasa, previene las demencias y combate el cansancio. FOTO: PIXABAY