Pueblos tzeltales y tsotsiles se oponen a megaproyectos en territorio Maya

CIMAC
Sostienen que “el Estado mexicano ha hecho caso omiso a nuestra inconformidad y sigue en marcha la destrucción de nuestros territorios. FOTO: CIMAC NOTICIAS.

Tuxtla Gutiérrez, Chis. Habitantes de los municipios indígenas de Oxchuc, Tenejapa y Huixtán entregaron a organismos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), una carta con 7 mil firmas, donde manifiestan su inconformidad porque el gobierno federal no los ha consultado para la construcción de megaproyectos como el Tren Maya y la autopista San Cristóbal de las Casas –Palenque.

El documento fue entregado el pasado lunes en la Ciudad de México por una comisión integrada por cuatro personas, señalaron en conferencia de prensa en el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba), representantes de las parroquias católicas de los tres municipios y de la Coordinación del Área de Derechos Humanos de la Diócesis de San Cristóbal.

Sostienen que “el Estado mexicano ha hecho caso omiso a nuestra inconformidad y sigue en marcha la destrucción de nuestros territorios.

“Simulando una consulta, el Estado pretende despojarnos de nuestra cultura, tradiciones y costumbres, dividiéndonos para lograr el exterminio de los pueblos originarios. Hasta el día de hoy sigue una consulta amañada y fuera de todo lo establecido en la normatividad que rige al Estado Mexicano”.

Por ello, expusieron, han tenido que recurrir a instancias internacionales de protección de los derechos de nuestros pueblos indígenas como, la Alta Comisionada de la Naciones Unidas, a la Organización Internacional del Trabajo, al Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial, para su intervención ante el Estado Mexicano, y éste se apegue a una consulta de buena fe culturalmente adecuada y sobre todo plenamente informada.

Los pueblos tzeltales y tsotsiles se pronunciaron “en contra de los megaproyectos dentro de los territorios del pueblo MAYA como: el tren maya, autopista San Cristóbal a Palenque, represas hidroeléctricas, minería, monocultivos, hidrocarburos, concesión de aguas y desarrollos inmobiliarios, “que afecta a nuestros territorios indígenas y campesinos, violando nuestros Derechos Humanos reconocidos en nuestra constitución política de los Estados Mexicanos y en los tratados Internacionales específicamente en el Convenio 169 de la OIT”.

Las siete mil firmas, explicaron, fueron recolectadas entre miembros de los pueblos originarios tsotsil y tzeltal de los tres municipios mencionados “que han recurrido a instancias internacionales de protección de los derechos de nuestros pueblos indígenas”.

En el texto, manifiestan que sus pueblos son solidarios con “los hermanos del pueblo maya en Campeche, Yucatán y Quintana Roo que han denunciado la falsa consulta que a partir del mes de noviembre ha iniciado el gobierno de México”.

Por lo que solicitaron a los organismos de protección de los Derechos Humanos y de los indígenas internacionales en usos de sus facultades a que hagan una visita en su región para constatar las violaciones denunciadas.

Los tsotsiles y tzetsales de Chiapas exigieron ser consultados conforme a las leyes nacionales y tratados internacionales para que den o no su consentimiento sobre la construcción de megaproyectos “y lo que implican para nuestros territorios, sus sistemas de vida ambientales, ecológicos y bióticos”.