Congreso de Hidalgo rechaza ILE

CIMAC
Los diputados locales de Hidalgo detuvieron la modificación al Código Penal que permitiría la interrupción legal del embarazo hasta las 12 semanas. FOTO: CIMAC NOTICIAS.

Ciudad de México. Con 15 votos en contra, 10 a favor y cinco abstenciones los diputados locales de Hidalgo detuvieron la modificación al Código Penal que permitiría la interrupción legal del embarazo hasta las 12 semanas.

La fracción morenista se dividió y la iniciativa no logró los votos suficientes, por lo que las defensoras que portaban los pañuelos verdes y que se encontraban en el recinto legislativo, dieron la espalda a las y los legisladores en plena sesión.

Previamente la legisladora por Morena, Roxana Monetalegre, hizo evidente la ruptura y declaró que si no había consenso, la modificación al Código Penal sería pausada.

La iniciativa tendrá que esperar, por lo menos, cinco meses, para ser discutida de nuevo.

En entrevista la integrante de Marea Verde Hidalgo, Bertha Miranda, reiteró que esta fue una decisión política y además en contra de los ideales que promueve el partido, que es una traición a la ciudadanía ya que la decisión fue por temas electorales y políticos y no apegada a la garantía de derechos.

Según estadística de la Secretaría de Salud capitalina, las hidalguenses son las terceras del país en acudir a los servicios de ILE de la Ciudad de México, mil 161 mujeres han abortado desde la despenalización hasta el 25 de junio de 2019.

La iniciativa apoyada por las feministas se presentó el pasado 9 de julio por 7 legisladores de Morena. Con ella buscaban despenalizar el aborto hasta las 12 semanas de gestación del Código Penal, armonizar las leyes estatales con la Norma Oficial Mexicana 046 y la Ley General de Víctimas, las cuales prevén el derecho de las víctimas de violación a interrumpir un embarazo sin interponer una denuncia o tener autorización de las autoridades de justicia, y reformas a la Ley de Salud de Hidalgo para que los servicios de salud pública operen, organicen, supervisen y evalúen la prestación de servicios para la interrupción legal del embarazo (ILE) junto a los servicios de planificación familiar y anticonceptivos.

También contemplaba regulaciones a la objeción de conciencia por parte del personal médico; asegurar a las mujeres el servicio de ILE con personal no objetor y no poder invocar la objeción de conciencia cuando se trate de casos urgentes para salvaguardar la salud o vida de las mujeres, así como garantizar los mismos servicios de ILE a las mujeres privadas de la libertad en reclusorios o centros de readaptación social.

Sin embargo, la presión de los grupos conservadores aglutinados en la “Ola celeste” fue tal, que incluso amenazaron a las y los legisladores que apoyaron la iniciativa, bloquearon carreteras y se manifestaron afuera del congreso con pancartas y rezos, para no permitir garantizar a las mujeres su derecho a decidir.