La esperanza de Finlandia es femenina

CIMAC
Sanna Marin, socialdemócrata de 34 años, podría convertirse, en unos días, en la primera ministra más joven del mundo. FOTO: CIMAC NOTICIAS.

Ciudad de México. Sanna Marin, socialdemócrata de 34 años, podría convertirse, en unos días, en la primera ministra más joven del mundo. La política salió como la nueva esperanza de su partido, luego de que el antes primer ministro Antti Rinne renunció, después de una disputa con el partido socio del centro sobre sueldos en la empresa estatal de correos de Finlandia.

La antes vicepresidenta de su partido y Secretaria de Transporte fue elegida este fin de semana como sucesora de Rinne por el consejo del partido socialdemócrata, el cual ganó la mayoría en las últimas elecciones en abril, pero forma parte de una coalición con cuatro partidos socios. Se espera que el parlamento finlandés confirme esta decisión en el transcurso de la semana.

Con la crisis del gobierno, después de tan sólo seis meses, el partido socialdemócrata finlandés había caído al cuarto rango de aprobación en las últimas encuestas, pero de la noche a la mañana parece rejuvenecido. Sanna Marin representa una política progresista y de izquierda, y las líderesas de los cuatro partidos socios de la coalición, del Partido del Centro, la Alianza de Izquierda, la Liga Verde, y el Partido Sueco de Finlandia, son todas mujeres, tres de ellas con menos de 35 años, al igual que Marin.

“Nunca he pensado en mi edad o género. Pienso en las razones por las que entré en política y en aquellas cosas por las cuales me he ganado la confianza del electorado”, dijo la política este domingo a la prensa local. Marin proviene de una clase social baja, sus padres se separaron cuando era pequeña, su madre luego se enamoró de una mujer y Marin creció con dos madres. “Lo más duro fue no poder hablar sobre esto, no nos reconocieron como familia o como iguales a otras familias”, dijo en una entrevista.

De joven, trabajó como cajera y como empleada de una dulcería, convirtiéndose en la primera integrante de su familia con un título universitario, en estudios de administración. A los 20 años, entró al Partido Social Demócrata. Sus ejes de trabajo fueron la protección del medio ambiente, igualdad social y el estado del bienestar.

En gobierno, tiene la gran tarea de limitar la influencia creciente de partidos de la extrema derecha como los “Verdaderos finlandeses”, quienes cada vez ganan más espacio. De hecho, según medios locales, la votación interna del partido este fin de semana buscaba en realidad evitar un llamado a elecciones generales que pudiera haber llevado a la derecha radical al poder.

En el gobierno, Marin contará con la cooperación de otras mujeres a la cabeza de varias secretarias. El Ministerio del Interior está a cargo de Maria Ohisalo, de 34 años, y quien también es lideresa del Partido Liga Verde. Katri Kulmuni, cabeza del Partido del Centro en Finlandia y de 32 años, es la Secretaria de Economía. También de 32 años, y presidenta del Partido Alianza de la Izquierda, es Li Andersson, Secretaria de Educación. Y la abogada y jefa del Partido de la minoría sueca en Finlandia, Anna-Maja Henriksson, de 55 años, es la Secretaria de Justicia.