Netanyahu tiene que limpiar su nombre Gantz

Benny Gantz, buscará ir primero en la rotación del mandato mientras Benjamin Netanyahu resuelve las acusaciones de corrupción en su contra. FOTO: TWITTER @gantzbe.

Jerusalén, 2 Dic (Notimex).- El líder del partido israelí Azul y Blanco, Benny Gantz, señaló que en un gobierno de unidad con el Likud, buscará ir primero en la rotación del mandato mientras el actual primer ministro Benjamin Netanyahu resuelve las acusaciones de corrupción en su contra.

Gantz explicó que él debe de asumir el mando primero porque su partido obtuvo más votos que el Likud en los pasados comicios, y añadió que la política es “el arte del compromiso, cuando sirve para lograr los objetivos. Entiendo que parte del compromiso significa que no podemos formar el gobierno de nuestros sueños”.

El líder opositor comentó los detalles que debe de tener el acuerdo para formar gobierno con el Likud, a fin de evitar que Israel vaya a los que serían sus terceras elecciones generales en menos de un año.

En una reunión en la Knéset, Parlamento israelí, con sus compañeros de partido, afirmó que buscará un compromiso con el actual ministro interino, Netanyahu, donde se le permita regresar si limpia su nombre tras las acusaciones de corrupción en su contra.

La Fiscalía israelí acusó a Netanyahu de fraude, soborno y abuso de confianza el 22 de octubre. El primer ministro ha calificado esta acusación como un “intento de golpe de Estado” y ha gestionado con su partid Likud manifestaciones que respaldan su respuesta.

“Estamos preparados para permitir una rotación entre nosotros como parte de un gobierno de unidad”, serviré por un periodo de dos años, durante el cual puede permanecer (Netanyahu) al frente del Likud y ocuparse de sus asuntos, puntualizó Gantz de acuerdo a The Times of Israel.

La víspera trascendió que Netanyahu deseaba servir primero solo durante los primeros seis meses para cumplir su promesa electoral de anexar el Valle del Jordán, una franja estratégica que conecta Cisjordania (Judea y Samaria para sectores israelíes) con Jordania, informó el diario Israel Hayom.

Al respecto, Gantz dijo que el destino del valle no debería ser parte de la composición política del gobierno.

También descartó que tenga problemas con los “tradicionales y ultraortodoxos” dentro de su partido y precisó que la seguridad de Israel requiere de un jefe de Estado capaz de unir al país y no “un gobierno de transición ilegítimo dirigido por alguien bajo acusación penal”.

“Realmente enfrentamos desafíos de seguridad significativos: Irán se ha asentado a lo largo de nuestra frontera norte y los residentes del sur están bajo fuego”, detalló.

El acuerdo de gobierno podría llegar tras semanas de infructuosas negociaciones después de que miembros del Likud y del opositor Azul y Blanco, se reunieron este domingo durante casi tres horas sin avances a 10 días de que cierre el plazo que tiene el Knéset (parlamento) para formar gobierno y evitar la tercera elección en menos un año.