Reportan nuevo récord de Gases de Efecto Invernadero

La concentración media mundial de dióxido de carbono (CO2) alcanzó 407.8 partes por millón (ppm) en 2018, tras haber registrado 405.5 ppm en 2017.

Ginebra, 25 Nov (Notimex).- La concentración media mundial de dióxido de carbono (CO2) alcanzó 407.8 partes por millón (ppm) en 2018, tras haber registrado 405.5 ppm en 2017, lo que indica que los Gases de Efecto Invernadero (GEI) en la atmósfera alcanzaron un nuevo récord.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) informó que en los últimos 10 años las concentraciones de metano (CH4) y óxido de nitrógeno (N2O) se dispararon y ascendieron en mayores cantidades, de acuerdo con las mediciones de la red de la Vigilancia de la Atmósfera Global que cuenta con estaciones en zonas montañosas, islas tropicales y el Ártico.

Además de los gases ya mencionados, los principales GEI que absorben calor y se encuentran en la atmósfera son el vapor de agua y el ozono, causantes de la absorción y emisión de radiación.

La OMM indicó en su reporte sobre Gases de Efecto Invernadero, que el aumento de CO2 que se produjo entre 2017 y 2018 fue muy similar al observado de 2016 a 2017 y se situó justo por encima de la media del último decenio, ya que los niveles globales de dióxido de carbono sobrepasaron el simbólico umbral de 400 ppm de 2015.

“Desde 1990 ha habido un incremento del 43 por ciento del forzamiento radiativo total, que tiene un efecto de calentamiento del clima provocado por los gases de efecto invernadero de larga duración”, destacó.

En este sentido y de acuerdo con cifras de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), con sede en Maryland, Estados Unidos, en este aumento el CO2 contribuyó con un 80 por ciento.

“No hay indicios de que se vaya a dar una desaceleración, y mucho menos una disminución, de la concentración de los gases de efecto invernadero en la atmósfera a pesar de todos los compromisos asumidos en virtud del Acuerdo de París sobre el cambio climático”, manifestó el secretario de la OMM, Petteri Taalas.

Añadió que la última vez que se produjo en la Tierra una concentración de CO2 comparable, fue hace tres y cinco millones de años. En ese entonces, la temperatura era de dos a tres grados centígrados (°C) más cálida y el nivel del mar tenía entre 10 y 20 metros más al registro actual.

La organización indicó que de continuar a largo plazo con esta tendencia las futuras generaciones tendrán que hacer frente a efectos cada vez más graves del fenómeno climático, entre ellos, el incremento de los niveles del mar y de las temperaturas, así como fenómenos meteorológicos más extremos, mayor estrés hídrico, así como la alteración de los ecosistemas marinos y terrestres. FOTO: PIXABAY