El presidente Andrés Manuel López Obrador dará a conocer el Programa Nacional para la Igualdad de Oportunidades y No Discriminación contra las Mujeres. FOTO: otrasvoceseneducacion.org.

Ciudad de México, noviembre (SEMlac).- El próximo martes 19 de noviembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador dará a conocer el Programa Nacional para la Igualdad de Oportunidades y No Discriminación contra las Mujeres (PROIGUALDAD), con un retraso de casi 12 meses para su operación, y que fue construido en foros en las 32 entidades del país en procesos que arrancaron el 18 de julio pasado.

Fue en Oaxaca donde comenzaron los Foros de Consulta Proigualdad y en ellos se recogieron experiencias vivenciales que sirvieron para elaborar el programa, que contó con poco más de 3.000 participaciones y diversas propuestas de invitadas por los gobiernos de los estados.

Al arrancar los foros, se informó que quedaría listo en noviembre y hoy SemMéxico pudo confirmar que el martes 19 de noviembre se dará a conocer.

Este programa debe incluir las líneas de trabajo transversales en todo el aparato de gobierno, secretarías de estado y órganos descentralizados o gabinete ampliado, con indicadores de cumplimiento, perspectiva de avances y recursos para su cumplimiento, tal como se viene haciendo desde 2001.

En esta ocasión se hizo como una especie de consulta para medir demandas y necesidades. La principal característica de los foros, con una nueva metodología vivencial impulsada por el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES), tendría que explicarse el próximo martes.

Una de las demandas recurrentes fue la de recursos. Por ejemplo, en Oaxaca los apoyos para las mujeres solo han llegado al 15 por ciento de los 570 municipios de la entidad.

De acuerdo con el INMUJERES, el Proigualdad se dirigirá a reducir las principales brechas de desigualdad y rezagos de género, que es mayor en las zonas rurales, donde el 45 por ciento de las mujeres indígenas viven en pobreza extrema, en contraste con un cuatro por ciento de hombres urbanos, no indígenas, de acuerdo a datos de 2016. “Son las mujeres y las niñas de zonas indígenas y rurales quienes viven mayor exclusión y pobreza”.

La construcción del programa se hizo en reuniones denominadas Foros de Diálogo “Mujeres trabajando juntas por la transformación de México” para responder a los problemas actuales que enfrentan las mujeres y las niñas del país, cerrar las brechas de desigualdad y de manera prioritaria atender las necesidades de quienes están en mayor desventaja a causa de múltiples formas de discriminación y exclusión.

El Programa se ha enfrentado a muchos obstáculos. Apenas hoy se sabe que el proyecto de presupuesto ha recortado 33 programas destinados a las mujeres. Según el Centro de Análisis e Investigación Fundar, que hoy dimos a conocer en SemMéxico, se recorta hasta 24 por ciento a los programas de salud de las mujeres y 11 por ciento al destinado a la implementación de las Alertas de Violencia de Género. También se recortan recursos para la política de género y la salud materna.

En la mañana del 13 de noviembre, en la Secretaría de Gobernación, la diputada morenista Wendy Briceño Zuloaga, presidenta de la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados, anunció que se fortalecerá el presupuesto para las Alertas de Violencia de Género contra las Mujeres, que necesita 150 millones de pesos (7 millones 894,736 dólares) más que los etiquetados este año.

El Proigualdad es para las mujeres, pero este nuevo presupuesto incluye programas para los adultos mayores y, aunque crece aparentemente, un porcentaje se destina a los programas del presidente de la República. Además, debe atender a una política de género que hoy no es clara. Habrá que esperar qué dice el gobierno federal el próximo martes.

Pendientes para Proigualdad
La Comisión Permanente aprobó recientemente un exhorto para que el Instituto Nacional de las Mujeres, en coordinación con las dependencias responsables de la ejecución del Programa Nacional para la Igualdad de Oportunidades y No Discriminación contra las Mujeres (Proigualdad), analice e incorpore en el Sistema de Evaluación del Desempeño los indicadores de propósitos de planes presupuestarios que ejercen recursos etiquetados en el Anexo 13 del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF).

Importa porque, según un estudio del Centro de Estudios para el Adelanto de las Mujeres y la Equidad de Género (CEAMEG) de la Cámara de Diputados, examinado por SemMéxico, 73 programas son para hombres y mujeres y no explican su aplicación específica; no se sabe el impacto de recursos derivados a los estados, especialmente Veracruz, Tamaulipas, Chihuahua y Quintana Roo; ni tampoco se sabe dónde quedaron los recursos etiquetados para la Ciudad de las Mujeres, de Tlapa, Guerrero.

El exhorto se hizo a propuesta de la diputada Guadalupe González Suátigui, presidenta del Comité del CEAMEG de la Cámara de Diputados, quien urgió a medir el impacto de los programas que fomentan la igualdad entre mujeres y hombres, específicamente los del Anexo 13 del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF).

Año 2020: 11 años de dinero para las mujeres
Desde 2008, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público formalizó el proceso de Presupuesto de Egresos de la Federación, denominado Erogaciones para la Igualdad entre Mujeres y Hombres. Estas erogaciones son propuestas por las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, validadas y modificadas en su caso por la Cámara de Diputados.

Durante la actual administración, el presupuesto del Anexo tuvo un incremento de 64 por ciento, ya que los recursos aumentaron de 16 a 27 mil millones de pesos (de 842 millones de dólares a 1.421 millones de dólares).

Este Anexo es considerado como una de las medidas afirmativas (medidas especiales de carácter temporal) más importantes de la presente administración y el INMUJERES ha desarrollado acciones para impulsar y encauzar los programas presupuestarios hacia las metas del eje transversal de género del Plan Nacional de Desarrollo.

En el lenguaje de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el Anexo de Erogaciones para la Igualdad entre Mujeres y Hombres constituye un “acelerador” para avanzar hacia la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres, al financiar programas estratégicos que contribuyen a garantizar los derechos humanos de las mujeres, a reducir las brechas de desigualdad entre mujeres y hombres, a erradicar la violencia contra las mujeres, así como a fortalecer el cumplimiento de los compromisos internacionales del Estado Mexicano en materia de igualdad entre Mujeres y Hombres.

El acuerdo del Congreso solicita que se generen indicadores de resultados e impacto que midan la contribución de los programas a la igualdad sustantiva de las mujeres y a la no discriminación, toda vez que el presupuesto etiquetado ha aumentado cada año, hasta llegar a los 27 mil millones de pesos de 2017 (1.421 millones de dólares).

Por ello, la presidenta del CEAMEG consideró indispensable analizar los ramos y los programas, concienzudamente. Saber dónde se aplican y cómo esos recursos, muchos canalizados a los gobiernos de los estados, algunos perdidos en Veracruz, Quintana Roo y Chihuahua, por ejemplo.

Han pasado casi 11 años desde que comenzó la aplicación de recursos etiquetados con perspectiva de género. Hoy se necesita hacer un diagnóstico a la brevedad, insistió la diputada.

La legisladora panista expresó que este tipo de ejercicios servirá para que cada dependencia, desde sus facultades, realice una revisión de los indicadores y el impacto de los programas presupuestarios del citado Anexo, ahora sin evaluar.

Igualmente, ayudará a cumplir las recomendaciones derivadas de diferentes estudios, del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y del Centro de Estudios para el Adelanto de las Mujeres y la Equidad de Género (CEAMEG) de la Cámara de Diputados.