Robot flexible desarrollado por el MIT puede crecer como una planta

Investigadores del MIT desarrollaron un robot que se extiende y "crece" como las plantas para acceder a espacios difíciles.

Investigadores del MIT desarrollaron un robot que se extiende y "crece" como las plantas para acceder a espacios difíciles. FOTO: TWITTER @acmTechNews.

Investigadores del MIT desarrollaron un robot que se extiende y “crece” de la misma forma que las plantas para utilizarlo en tareas de espacios cerrados

Los asistentes del futuro, presentes y en desarrollo actualmente son los robots, la creación de robots, humanoides o no, que puedan realizar actividades de trabajo pesado o de riesgo para el ser humano es uno de los objetivos del siglo. Por ello, investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) desarrollaron un robot flexible capaz de extenderse y cambiar semejante a como lo haría una planta.

Un grupo de investigadores del MIT crearon un robot con un apéndice parecido a una cadena capaz de girar y pasar por espacios cerrados, pero lo suficientemente rígido como para soportar cargas pesadas. La idea surgió de la forma en que las plantas pueden crecer a través de las grietas del concreto y florecer en las aceras.

El robot, presentado en la Conferencia Internacional de Robots y Sistemas Inteligentes (IROS), realizada en Macao, tiene integradas cámaras, sensores y pinzas que permitan la realización de tareas complicadas como apretar el tornillo suelto del sistema de propulsión de un avión.

“Nuestra solución no es en realidad algo suave, sino un uso inteligente de los materiales rígidos”, declaró Harry Asada, profesor de ingeniería mecánica en el MIT, “el realizar el robot es algo completamente diferente de una planta real, pero describe el mismo tipo de funcionalidad en un nivel abstracto”.

Además de la forma en que se asemeja al crecimiento de las plantas, el equipo de desarrollo decidió agregar otra característica de las plantas: la manera en que los nutrientes suben por todo el cuerpo de la planta. Para lograrlo, los investigadores desarrollaron un sistema de engranajes y motores en el cuerpo del robot lo cual permite subir materiales en estado líquido.

Este anexo o apéndice, que es un sistema de unidades, es alimentado por un sistema de motores programados cuya función es bloquear ciertas unidades de la cadena del anexo, así puede volverse rígido. La programación de los motores permite al robot y su apéndice moverse o conformar figuras específicas capaces de realizar funciones o tareas.

Al experimentar con el robot, se notó que los materiales combinados con la rigidez de las unidades eran capaces de soportar cargas pesadas, además las pinzas aseguran la eficiencia en aplicaciones muy específicas o detalladas como aflojar un perno, desenroscar una tapa o apretar un tornillo.

Por el momento, las aplicaciones del robot están orientadas al mantenimiento o tareas de asistencia, pero se apunta a, en algún momento del desarrollo, que el ser humano no necesite dar mantenimiento a ciertos aparatos, sino que el robot flexible ideado por el MIT pueda solucionarlo solo, tal como superan los retos las plantas para crecer en ambientes especiales. NOTIPRESS