Colectivos y organizaciones de derechos humanos rechazaron la criminalización y estigmatización de las activistas que se manifestaron en el Monumento a la Maternidad el pasado día 28. Foto: Twitter Oficial.

Mérida, 2 Oct (Notimex).- Colectivos y organizaciones de derechos humanos rechazaron la criminalización y estigmatización de las activistas que se manifestaron en el Monumento a la Maternidad el pasado día 28, y que terminó con pintas a esa obra escultórica y una denuncia penal contra las posibles responsables.

A través de la página denominada “Reflexión y Acción Feminista”, que agruparía a unos 60 colectivos locales que luchan por los derechos humanos, exigieron el respeto a la libertad de manifestarse de las feministas.

La demanda va acompañada con la etiqueta en redes sociales #FuimosTodasRenan, en alusión al alcalde de esta ciudad Renán Barrera Concha, quien difundió un video en donde condena los daños causados a la escultura de mármol, que data de principios del siglo pasado.

El edil también dio a conocer que había interpuesto una denuncia penal por los actos y que no permitiría que estos se repitan, “respetamos la libertad a expresarse y a la protesta pero no vamos a tolerar actos de vandalismo”.

En respuesta, Acción Feminista subrayó en su comunicado “exigimos al Gobierno del Estado de Yucatán representado por Mauricio Vila, así como el Ayuntamiento de Mérida encabezado por Renán Barrera, cumplan con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos” se lee.

Continúa, “en específico la obligación de respetar la protesta social y la obligación de protección a mujeres defensoras de derechos humanos”.

También exhortaron a los medios de comunicación para que, en la cobertura y difusión de las protestas, así como de este comunicado, no utilicen fotografías que vulneren la vida privada de las manifestantes, ni titulares criminalizadores y estigmatizantes.

Los colectivos también dicen que las mujeres fueron objeto de amenazas y hostigamientos por parte de elementos policiacos durante sus acciones de protesta, lo cual vulnera su derecho a la protesta y a manifestarse.

“Justamente la protesta por el derecho al aborto, son una exigencia al Estado, ante la necesidad de modificar la legislación que lo castiga con el fin de eliminar las medidas punitivas y con eso garantizar los derechos reproductivos de las mujeres”, subrayan.

El monumento dañado ya es objeto de intervención por parte de personal del Instituto Nacional Antropología e Historia (INAH) para tratar de restaurarlo y ya hay voces que sugieren que la escultura que fue hecha en Francia y donada a la ciudad en 1928, sea retirada a otra zona de la ciudad para que no vuelva a ser vandalizada.