Proponen medir impacto de políticas contra la violencia a mujeres

Blanca Eppen Canales, diputada de Acción Nacional.

Los programas y discursos para prevenir la violencia contra las mujeres ya no serán suficientes en Coahuila para determinar el interés y actuación de las autoridades estatales y municipales, ya que estarían obligados por mandato constitucional a evaluar el impacto real de sus políticas públicas.

El contenido de la iniciativa de reforma a la Constitución Política de Estado de Coahuila planteada por la diputada de Acción Nacional, Blanca Eppen Canales, señala que no sólo es la obligación de los niveles de gobierno en la entidad por establecer medidas que eliminen y sancionen, o prevengan cualquier tipo de violencia, sino medir el impacto de las estrategias.

“Consideramos que la prevención y erradicación de la violencia contra la mujer debe estar en el texto constitucional local, atendiendo a razones de relevancia, de prioridad del Estado y de los tres órdenes de gobierno y, además, se trata de un derecho esencial de las mujeres en México”, dijo en tribuna durante la presentación de la iniciativa en la sesión del congreso.

Dijo que de esta manera el tema quedará plasmado en lo que deben hacer los gobernantes, como los criterios de igualdad, paridad y la no discriminación.

Recordó que la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia establece las bases de la coordinación entre los distintos niveles de gobierno y los estados deben concretar medidas de protección a favor de este grupo de la población.

La iniciativa para reformar la Constitución Estatal fue remitida para su análisis a la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales.

La legisladora señaló que hay otros estados que incluyeron diversas obligaciones de las autoridades, como Chiapas, Durango, Morelos y Sinaloa, pero en el caso de Coahuila se agrega el hecho de que deban rendir cuentas sobre el real y verdadero impacto de las acciones que se emprendan en la materia, y no prevalezcan los discursos o estadísticas que no representan el resultado que se persigue para eliminar los casos de violencia hacia las mujeres. (Camelia Muñoz)