Evo Morales
El presidente de Bolivia, Evo Morales, reiteró el llamado a trabajar unidos para combatir el incendio en la región de la Chiquitania en zona amazónica. Foto: Twitter.

La Paz, 26 Ago (Notimex).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, reiteró el llamado a trabajar unidos para combatir el incendio en la región de la Chiquitania, donde se han realizado diversos esfuerzos de combate al fuego, entre ellos la contratación de los aviones bomberos “Supertanker”, los más grande del mundo, y otras naves locales.

En su cuenta de la red social Twitter, Morales Ayma escribió: “Repito la convocatoria para trabajar juntos con un solo objetivo: preservar nuestra Chiquitania sin importar el costo ni el esfuerzo; nada es más valioso que nuestra Madre tierra. Ningún esfuerzo será suficiente si no actuamos unidos en esta hora crucial. #UnidadEnLaAdversidad”.

En un mensaje previo hizo una reflexión sobre las afectaciones a la región al señalar: “Los daños del incendio en la Chiquitania ponen en riesgo lo más valioso de nuestras vidas: nuestro medio ambiente. Somos un país fuerte y digno, luchando juntos hemos superado muchos desafíos en nuestra historia. Unidos vamos a superar esa prueba”.

Por otra parte, el mandatario de Bolivia agradeció nuevamente el apoyo de los casi cuatro mil funcionarios y 17 instituciones que participan en el combate a la conflagración en un área de transición conla Amazonia ubicada en el noreste boliviano.

La víspera Morales señaló que Bolivia está abierta a recibir ayuda internacional para sofocar el fuego en la región de la Chiquitania, donde 75 mil hectáreas han sido afectadas, según un reporte de telesurtv.net.

En tanto, la Agencia Boliviana de Información dio a conocer que hasta el 24 de agosto se registraron mil 817 familias afectadas y 10 mil damnificadas, por lo que se habilitaron albergues con la coordinación del Ministerio de Medio Ambiente, el gobierno de Santa Cruz y el zoológico local, donde se alojaron a los animales rescatados.

En su sitio web 1.abi.bo, añadió que reportes preliminares consideran que el fuego ha consumido al menos 750 mil hectáreas de selva y pastizales en la región del la Chiquitania.