Extraen ADN de tortugas carey para detener comercio ilegal

tortugas
Científicos han desarrollado una prueba para extraer ADN de los productos realizados con el caparazón de la tortuga carey. Foto: ilustrativa.

Sidney, 20 Ago (Notimex).- Científicos han desarrollado una prueba para extraer ADN de los productos realizados con el caparazón de la tortuga carey, un avance que podría ayudar a salvar del comercio ilegal a la especie, considerada en peligro crítico en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

“Las tortugas carey de diferentes regiones son genéticamente distintas, por lo que las autoridades pueden probar las incautaciones de productos ilegales de caparazón de tortuga, pueden determinar qué poblaciones están siendo atacadas por los cazadores furtivos y dirigir los esfuerzos policiales a esas áreas”, indicó.

Puntualizó que es “un método novedoso que en el futuro podría ser un arma importante contra las operaciones a pequeña y gran escala en el comercio ilegal de las tortugas carey”.

Un estudio encontró que los humanos criaron nueve millones de tortugas carey en los últimos 150 años, más de seis veces las estimaciones anteriores, mientras que una evaluación de la UICN de 2008 estimó que solo podrían quedar seis mil 760 hembras reproductoras en los océanos Índico y Pacífico, pero ese número podría ser menor.

El proyecto de extracción de ADN involucró al Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF)-Australia en colaboración con científicos del Centro de Ciencias Pesqueras del Suroeste de Pesca, de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus ssiglás en inglés) en California, Estados Unidos.

Al desarrollar la prueba, el consultor de investigación de WWF, Michael Jensen, que trabajaba con científicos de NOAA, señaló que “fue un alivio confirmar que pudimos obtener secuencias de alta calidad de los productos del caparazón y que al adaptar un kit disponible que utiliza equipos de laboratorio estándar, hemos creado una solución práctica. Pronto, otros podrán repetir fácilmente nuestro método comprobado y extraer ADN de joyas de conchas de tortuga, conchas enteras o conchas”.

Refirió que 13 artículos de joyería de carey, provenientes de mercados locales en Papua Nueva Guinea y las Islas Salomón, fueron probados en el laboratorio genético de NOAA. “Extrajimos y secuenciamos ADN, heredado de madres. Cuando las hembras ponen huevos, siempre regresan a la playa donde nacieron, por lo que su ADN nos dice su origen de anidación”.

Refirió que el ADN se extrajo con éxito de 12 de los 13 artículos, de los cuales ocho estaban asociados con Papua Nueva Guinea o Islas Salomón. “Los otros cuatro no tenían origen de anidación conocido. Esto se debe a que la mayoría de las poblaciones de tortuga carey en la región de Asia Pacífico aún no han caracterizado sus firmas de ADN”.

De acuerdo con el reporte de WWF, el siguiente paso en el proyecto “es construir una base de datos genética más completa de todas las colonias de tortugas carey. Algunos científicos y otras organizaciones han publicado cierta información genética a lo largo de los años, pero hay muchos vacíos que llenar”.

“La prueba de ADN y la base de datos posterior no solo lucharán contra el comercio ilegal. Combinado con el marcado y el seguimiento satelital, el ADN ayudará a identificar todas las poblaciones de tortugas carey, cómo están conectadas, a dónde van y qué colonias corren el mayor riesgo de la caza furtiva”, consideró.

WWF-Australia dijo que trabaja con científicos y comunidades locales para desarrollar un conjunto de datos de referencia que se está estableciendo en toda la región Asia-Pacífico para las colonias de tortugas carey.

La creación de una base de datos genética integral ha sido un objetivo a largo plazo para los científicos de NOAA a fin de llevar a cabo evaluaciones de población y medir las amenazas para estas especies migratorias con precisión.

“Este trabajo solo es posible a través de amplias asociaciones con científicos, gobiernos, organizaciones sin fines de lucro y comunidades de aldeas que viven en sitios remotos de anidación en todo el Pacífico”, dijo el Peter Dutton, quien ha dirigido el Programa de Genética de Tortugas Marinas de NOAA durante más de dos décadas.

“Tener una colección de referencia de ADN y herramientas analíticas estandarizadas nos permitirá construir bases de datos que sirvan como líneas de base para evaluar los impactos de amenazas adicionales, como la pesca por captura”, consideró.

Este tipo de información no está disponible actualmente y proporcionará información vital para que los administradores de vida silvestre y las fuerzas del orden público puedan actuar.

Christine Madden Hof, gerente de Proyecto de Especies Marinas WWF-Australia, puntualizó que las tortugas carey están desapareciendo, por lo que llamó a los países integrantes de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) a actuar, “aquí y ahora, antes de que sea demasiado tarde”.

También pidió a las naciones “para que ayuden a construir la base de datos genéticos y a usarla para combatir el comercio ilegal de tortuga carey”.