Toneladas de marfil y pangolín son decomisados y serán destruidos

pangolín
Un cargamento de 8.8 toneladas de colmillo de elefante y 11.9 toneladas de escamas de pangolín, fue decomisado en Singapur de un barco procedente de la República Democrática del Congo. Foto: Ilustrativa.

Singapur, 23 Jul (Notimex).- Un cargamento de 8.8 toneladas de colmillo de elefante y 11.9 toneladas de escamas de pangolín, con un valor estimado en unos 48.6 millones de dólares, fue decomisado en Singapur de un barco procedente de la República Democrática del Congo, con destino a Vietnam.

En un comunicado conjunto, la Junta Nacional de Parques, la Autoridad de Aduanas e Inmigración y los puestos de control de Singapur, informaron que el decomiso tuvo lugar el domingo tras recibir un aviso de China, y “las escamas y el marfil serán destruidos para evitar que vuelvan a ingresar al mercado”.

Para obtener esas cantidades de marfil y de escamas tuvieron que haber muerto unos 300 elefantes y unos dos mil pangolines, el mamífero más traficado del mundo y considerada una especie vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Tanto los pangolines como los elefantes son especies protegidas y comercializar sus partes y/o derivados no está permitido, incluso según la Ley de Especies en Peligro de Singapur la multa máxima para la importación, exportación y reexportación ilegales de vida silvestre es de hasta 500 mil dólares o dos años de prisión.

El cargamento, que formaba parte de un envío de tres contenedores que se había declarado como madera, estaba repartido en 132 bolsas que contenían los colmillos de elefante y otros 237 paquetes con las escamas de pangolín.

Se trata de la mayor incautación de marfil de elefante en Singapur y la tercera en el caso de la escama del pangolín en lo que va del año. Ambos son saqueados y comercializados para usos ornamentales y medicinales en África y Asia, principalmente.

Singapur es un país comprometido con el mundo para frenar el comercio ilegal de especies incluidas en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), así como sus partes y derivados, de acuerdo con el comunicado.