Brecha salarial de género, problema que predomina en el mundo: OIT

Estudio revela que crecimiento mundial de salarios en 2017 registró la tasa más baja desde 2008.

Brecha salarial
La brecha salarial de género sigue representando un problema a nivel mundial, toda vez que las mujeres ganan aproximadamente hasta 20 por ciento menos que los hombres. Foto: ilustrativa.

México, 16 Jul (Notimex).- La brecha salarial de género sigue representando un problema a nivel mundial, toda vez que las mujeres ganan aproximadamente hasta 20 por ciento menos que los hombres, advirtió el director General de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder.

Al presentar el “Informe Mundial sobre Salarios 2018/19: ¿Qué hay detrás de la brecha salarial de género?”, detalló que en los países de ingreso alto, como Suecia, casi la totalidad de la brecha salarial de género es inexplicable.

Y es que entre los factores que se podrían considerarse como causantes de obtener salarios menores a los de los hombres, como el nivel educativo, simplemente no aplican, ya que en muchas ocasiones las mujeres están igualmente o mejor preparadas.

Este problema afecta a las mujeres de por lo menos 70 países que son contemplados en el estudio y en donde se descubrió que 80 por ciento de los empleados asalariados enfrentan esta situación de diferencia de ingresos por género.

De hecho, de acuerdo con el estudio, este problema se intensifica en países de ingresos bajos como Sudáfrica y Namibia, con la desigualdad más alta, mientras que Armenia y Mongolia registran la desigualdad más baja.

En el prólogo del citado documento, publicado a partir de esta semana en el portal de Internet de la OIT, Guy Ryder señala que la brecha salarial de género representa una de las mayores injusticias sociales en la actualidad.

Por fortuna, reconoció que la erradicación de esta injusticia ha tomado gran impulso recientemente, sobre todo porque resulta ser uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Entre los objetivos, el 8.5 busca, entre otras cosas, que exista igualdad de remuneraciones por trabajo de igual valor en el marco de la Agenda 2030 de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para el Desarrollo Sostenible.

Ante los problemas señalados en el estudio, la OIT plantea que para reducir gradualmente la brecha salarial entre mujeres y hombres del mundo es indispensable que cada país adopte un enfoque específico de acuerdo con su realidad.

Ello, ya que resulta que el problema de la brecha salarial es multifactorial, de ahí que el reto implica ir más allá de las medidas simples de la brecha salarial y obtener datos más fiables, de acuerdo con el contexto cultural, social y económico de cada país.

Por lo pronto, en términos generales, el estudio revela que el crecimiento mundial de los salarios en 2017 no solo fue menor que en 2016, sino que registró además la tasa de crecimiento más baja desde 2008, situándose muy por debajo de los niveles alcanzados antes de la crisis financiera mundial.

Si se quiere encontrar una base que permita reactivar el crecimiento económico, un primer paso sería precisamente ver la manera de revertir esta brecha salarial de género, para lo cual no se puede limitar a adoptar medidas simplistas sino a aplicar acciones concretas que se traduzcan en mejores ingresos para mujeres y hombres.