Prohíben en Yucatán que menores de 5 años se transporten en motocicleta

Yucatán
Aproban por unanimidad la adición del artículo 44 Bis de la Ley de Tránsito y Vialidad del Estado, para prohibir que en motocicletas se transporte a niños menores de 5 años de edad. Foto: Ilustrativa.

Mérida, 20 Jun (Notimex).- Integrantes de la Comisión de Desarrollo Urbano, Vivienda e Infraestructura aprobaron por unanimidad la adición del artículo 44 Bis de la Ley de Tránsito y Vialidad del Estado, para prohibir que en los vehículos como bicimotos, motocicletas y cuatrimotos, se transporte a niños menores de 5 años de edad.

La disposición aclara que aun cuando el menor haya cumplido esa edad, éstos no deberán viajar en ese tipo de vehículos si no pueden sujetarse por sus propios medios o apoyar sus pies en el pedal del pasajero.

El promovente de la iniciativa, el diputado Víctor Sánchez Roca, señaló que este tema le va dar mayor seguridad y cuidado a la vida de los menores de edad, aun por encima de las decisiones de sus padres.

De la misma manera, el legislador Marcos Rodríguez Ruz agregó que es fundamental cuidar la salud de las niñas y los niños, porque sí se corre riesgos en este tipo de vehículos.

La medida aprobada este día en comisiones en el Congreso yucateco ha causado polémica, pues una buena parte de los motociclistas yucatecos, transportan prácticamente a todo su familia en ese tipo de vehículos, pues carecen de los medios para comprar un automóvil.

En el mismo dictamen, también se adicionó el artículo 31 Bis para que además de los requisitos exigidos para la expedición de licencias o permisos de conducir, el interesado deberá aprobar el examen de pericia y capacidad suficiente en el manejo del vehículo correspondiente.

De igual modo, a propuesta de la presidenta de esa Comisión, Lila Frías Castillo (PRI), el cuerpo colegiado aprobó por unanimidad llevar a cabo una reunión con instituciones, el próximo martes 25 de junio del presente año, también por el asunto de los mototaxis, un sistema de transporte prohibido por el nivel de inseguridad que representan, pero ha crecido de manera exponencial por la demanda y tolerancia de autoridades.