Australia registra un aumento de gases de efecto invernadero

efecto invernadero
Australia enfrenta un incremento en la emisión de gases de efecto invernadero, impulsadas por varios sectores de la economía, señaló un reporte oficial. Foto: @adrian63263045

Sydney, 7 Jun (Notimex).- Sydney, 7 Jun (Notimex).- Australia enfrenta un incremento en la emisión de gases de efecto invernadero, impulsadas por varios sectores de la economía, incluido el transporte y la producción de gas natural licuado, señaló un reporte oficial.

“En 2018, las emisiones de Australia totalizaron 538.2 millones de toneladas de gases de efecto invernadero, que representan un incremento de 0.7 por ciento respecto al año anterior”, indicó el Departamento de Medio Ambiente y Energía.

Refirió que el aumento se debió a “las emisiones de gas natural licuado (GNL) para la exportación, el consumo de diésel en todo el transporte y la fabricación de metales”, de acuerdo con diversos reportes de prensa.

El sitio web “The Sunday Morning Heral” apuntó que “las emisiones de Australia hasta el 31 de diciembre del 2018 fueron un 0.4 por ciento más altas que las emisiones en el año 2000 y aproximadamente un 12 por ciento por debajo de los niveles de 2005”.

“Bajo los objetivos de París a los que el gobierno se comprometió, Australia apunta a reducir las emisiones en un 26 por ciento -con respecto a los niveles de 2005- para año 2030”, señaló.

Sin embargo, el ministro australiano de Energía, Angus Taylor, apuntó que el gobierno del primer ministro Scott Morrison “no va a destruir a las exitosas industrias de exportación que están reduciendo las emisiones globales”.

“Nuestro objetivo nacional es alcanzable, equilibrado y responsable. Cumpliremos nuestros compromisos internacionales al mismo tiempo que mantendremos bajos los precios de la electricidad, mantendremos las luces encendidas y nuestra economía fuerte”, afirmó.

El Acuerdo de París sobre cambio climático fue aprobado en diciembre de 2015 y firmado por 195 de los 197 países que forman parte de la Convención Marco de la Organización de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, entre ellos Austaralia.

Expertos, citados por la prensa local, consideraron que el aumento en Australia de los gases de efecto invernadero se debe al crecimiento por el consumo de diésel en todo el transporte y a la fabricación de metales.

“En 2018, las emisiones de Australia totalizaron 538.2 millones de toneladas de gases de efecto invernadero, que representan un incremento de 0.7 por ciento respecto al año anterior”, indicó el Departamento de Medio Ambiente y Energía.

Refirió que el aumento se debió a “las emisiones de gas natural licuado (GNL) para la exportación, el consumo de diésel en todo el transporte y la fabricación de metales”, de acuerdo con diversos reportes de prensa.

El sitio web “The Sunday Morning Heral” apuntó que “las emisiones de Australia hasta el 31 de diciembre del 2018 fueron un 0.4 por ciento más altas que las emisiones en el año 2000 y aproximadamente un 12 por ciento por debajo de los niveles de 2005”.

“Bajo los objetivos de París a los que el gobierno se comprometió, Australia apunta a reducir las emisiones en un 26 por ciento -con respecto a los niveles de 2005- para año 2030”, señaló.

Sin embargo, el ministro australiano de Energía, Angus Taylor, apuntó que el gobierno del primer ministro Scott Morrison “no va a destruir a las exitosas industrias de exportación que están reduciendo las emisiones globales”.

“Nuestro objetivo nacional es alcanzable, equilibrado y responsable. Cumpliremos nuestros compromisos internacionales al mismo tiempo que mantendremos bajos los precios de la electricidad, mantendremos las luces encendidas y nuestra economía fuerte”, afirmó.

El Acuerdo de París sobre cambio climático fue aprobado en diciembre de 2015 y firmado por 195 de los 197 países que forman parte de la Convención Marco de la Organización de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, entre ellos Austaralia.

Expertos, citados por la prensa local, consideraron que el aumento en Australia de los gases de efecto invernadero se debe al crecimiento por el consumo de diésel en todo el transporte y a la fabricación de metales.