Siria
La organización HRW señaló que a pesar de acuerdos de reconciliación en Siria, se regristan abusos grupos de inteligencia del gobierno en áreas recuperadas. Foto: Twitter.

Nueva York, 21 May (Notimex).- La organización Human Rights Watch (HRW) señaló que a pesar de los acuerdos de reconciliación en Siria, grupos de inteligencia del gobierno realizan detenciones, desapariciones y acoso arbitrario de personas en áreas recuperadas que estaban en poder de los rebeldes.

En un reporte sobre la situación en Siria, la Organización de Derechos Humanos no gubernamental y sin fines de lucro, dio a conocer que se documentaron 11 casos de detención arbitraria y desaparición en Daraa, Ghouta Oriental y el sur de Damasco, ambas recuperadas entre febrero y agosto de 2018.

Los afectados eran ex líderes armados y opositores políticos, activistas de los medios, desertores y familiares de activistas y antiguos combatientes, que habían firmado acuerdos de reconciliación con el gobierno, añadió HRW, organismo integrado por unos 400 miembros en el mundo.

Reveló que organizaciones locales como Sirios por la verdad y la justicia y la Oficina de Mártires de Daraa han documentado al menos 500 arrestos en estas áreas desde agosto del año pasado.

Como parte de su investigación, Human Rights Watch presentó el testimonio de 16 antiguos residentes de Daraa y Quneitra, así como Ghouta Oriental y zonas del sur de Damasco.

Según versiones de los entrevistados, los grupos de inteligencia sirios llevaron a cabo detenciones y acoso de personas opositoras al gobierno, ex combatientes, desertores o activistas de los medios y trabajadores humanitarios, entre otros, en sus viviendas y oficinas, en los puestos de control y en las calles.

Los testigos afirmaron que la mayoría de los detenidos no tenían ninguna acusación en su contra; sólo en tres casos los servicios de inteligencia encarcelaron a personas argumentando la existencia de una queja. La mayoría estuvieron incomunicadas durante toda la detención o parte de ellas y sin derecho a un abogado.

Asimismo, acusaron a las autoridades de no informar a los familiares el paradero de los detenidos, ni llevarlos sin demora ante un juez, incluso en un caso un detenido comentó a sus amigos que elementos de inteligencia militar los golpearon antes de llevarlos a un tribunal militar, pese a que fueron arrestados por una demanda civil.

HRW mencionó que al menos una persona fue trasladada a la prisión de Sadnaya, conocida por sus torturas y ejecuciones extrajudiciales. En tres casos, fueron detenidas y hostigadas personas para obtener información sobre el miembro de la familia ausente o para obligarlo a regresar. Estos fueron liberados sólo después de pagar un soborno y, en algunos casos, recurrir al apoyo de miembros de alto nivel de los comités de reconciliación o a la Policía militar rusa.

Por lo anterior, HRW hizo un llamado al gobierno sirio a liberar de manera inmediata a las personas detenidas de forma arbitraria o fundamentar los motivos del encarcelamiento, al tiempo que recordó que existe un plazo de 48 horas, desde su arresto, para la presentación de los detenidos ante un juez.

Al gobierno ruso, la organización defensora de derechos humanos le pidió que sea mediadora con Siria para frenar las detenciones arbitrarias y el hostigamiento, así como apoyar la labor de grupos internacionales enfocados a la búsqueda de personas desaparecidas y se les permita monitorear los lugares de detención.