Inmujeres revisa reglas de operación del Proequidad

En 2019 se etiquetaron cerca de 90 millones para proyectos de OSC.

Proequidad
El Inmujeres destina recursos económicos a proyectos de organizaciones civiles orientados al adelanto de las mujeres como lo es programa Proequidad.

El Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) está revisando las reglas de operación del programa Proequidad, por medio del cual desde 2002 destina recursos económicos a proyectos de organizaciones civiles orientados al adelanto de las mujeres.

Ante la falta de información sobre el proceso para entregar los recursos, la presidenta del Inmujeres, Nadine Gasman Zylbermann, aseguró en entrevista que Proequidad no desaparecerá.

En 2002 el Inmujeres estableció el Fondo Proequidad, denominado actualmente programa Proequidad, una coordinación entre la instancia gubernamental y las organizaciones civiles para apoyarlas con recursos públicos en el desarrollo de proyectos a favor de la igualad de género en los ámbitos social, político, económico o cultural.

Desde 2012 cada año el Inmujeres abre una convocatoria en la que las agrupaciones postulaban proyectos, sin embargo, es uno de los programas que pueden verse afectados por la “circular uno” firmada el pasado 14 de febrero por el presidente Andrés Manuel López Obrador, donde llamó a las instituciones del Estado a no transferir recursos públicos a organizaciones civiles a fin de “terminar con la intermediación que ha originado discrecionalidad, opacidad y corrupción”.

Normalmente los resultados de la convocatoria que se publica desde hace 12 años, se dan a conocer en el mes de marzo, pero hasta este 29 de abril esto no ha ocurrido. Al respecto, la presidenta del Inmujeres, Nadine Gasman, dijo a Cimacnoticias que están ajustando la normativa del programa pero que pronto sacarán la convocatoria para este 2019.

“Estamos revisando las normas de operación para poder ajustarlas a las normativas actuales. No desaparece, estamos en ese proceso, si hemos tenido que adecuarnos a la situación, es parte de las transformaciones, pero no desaparece, tenemos un presupuesto etiquetado y esperamos sacarlo a la brevedad”, declaró.

Sólo en 2018, indica el último informe del programa Proequidad, se benefició a 172 organizaciones civiles con proyectos enfocados en el fortalecimiento de liderazgos de mujeres, prevención del embarazo adolescente, promoción los derechos de las mujeres, derechos sexuales y reproductivos, reducción de brechas de género en comunidades indígenas, prevención de la violencia política de género, desarrollo económico de las mujeres, empoderamiento de sobrevivientes de violencia familiar, entre otras iniciativas interesadas en mejorar las condiciones de las mexicanas.

Los proyectos los realizan organizaciones de diversos puntos de la República mexicana, son elegidas las iniciativas que de acuerdo con el Inmujeres requieran atención prioritaria.

El año pasado estos proyectos se realizaron en Nuevo León, Yucatán, Zacatecas, Nayarit, San Luis Potosí, Chiapas, Jalisco, Ciudad de México, Veracruz, Puebla, Oaxaca, Hidalgo, Durango, Coahuila, Guanajuato, Querétaro, Tlaxcala, Morelos y Tamaulipas.

Según datos del Inmujeres, Entre 2002 y 2013, el Proequidad ha otorgado financiamiento a 383 organizaciones para la realización de 587 proyectos.

Asimismo, la institución estima que el presupuesto del programa ha incrementado más de 450 por ciento de 2013 a 2018. En 2013 fue de 13 millones 936 mil 120 millones de pesos y en 2018 de 76 millones 884 mil 393 pesos. Este año se dispusieron cerca de 90 millones de pesos para dirigirlos a las organizaciones civiles.

Entre los requerimientos para las organizaciones que buscan concursar en la convocatoria del Proequidad es que tengan el Registro Federal establecido en la Ley Federal de Fomento a las Actividades Realizadas por Organizaciones de la Sociedad Civil; estar al corriente de sus obligaciones fiscales; que entre su objetivo social promueva la igualdad de género; y no existir en las organizaciones hasta en cuarto grado de parentesco servidores públicos del Inmujeres o personas que participan en la autorización de los apoyos.

Cabe recordar que en 2018 en las observaciones finales que el Comité de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés) hizo al Estado mexicano, en la recomendación número 16 pidió reforzar “la participación de las organizaciones de mujeres y otras organizaciones no gubernamentales en la concepción y el control de la aplicación de las políticas de igualdad de género”.

No obstante, hasta ahora la política del presidente López Obrador es no entregar apoyos a las organizaciones de la sociedad civil, lo que ha tenido en vilo no sólo la existencia de programas como el Proequidad, sino también el financiamiento a los refugios para mujeres en situación de violencia extrema, que después de presiones de la sociedad civil se logrón conservar.

Otros programas no lograron mantenerse ante la política de austeridad del presidente, como son las estancias infantiles y los apoyos a las organizaciones civiles dedicas a la prevención del VIH.