Exhorto al presidente a definir su política para la discapacidad

discapacidad
A 88 días de gobierno peligra el Programa Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad, en tanto no se ha nombrado a nadie al frente del Conadis.

México, 4 marzo 2019 (SEMlac).- La senadora independiente Verónica Delgadillo, acompañada de la periodista Katia D’ Artigues y colectivos sociales, afirmó que a 88 días de gobierno peligra el Programa Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad, en tanto no se ha nombrado a nadie al frente del Consejo Nacional para el Desarrollo y la inclusión de Personas con Discapacidad (Conadis), para más de siete millones de personas.

Temen por lo que Conadis significa para el nuevo gobierno, de cara a las declaraciones del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, es que no hay nada claro.

En su oportunidad, la periodista y activista Katia D´Artigues explicó que la Conadis depende de la Secretaría de Bienestar; que no es una dependencia con un presupuesto alto como ha dicho el presidente.

¿Por qué? Es importante echar a andar ya al Conadis, porque esas personas son fundamentales y han recibido acciones y políticas públicas y porque en el año 2017, la encuesta de ese Consejo dejó en claro que seis de cada 10 personas con discapacidad fueron discriminadas por su condición y a muchos de ellos se les negó un derecho, un registro en un programa social o simplemente una atención en alguna institución pública.

Prácticamente, una de cada dos personas con discapacidad que fue encuestada, opina que en México se respetan poco o nada sus derechos.

El 80 por ciento de las personas con discapacidad en edad de 15 a 24 años no va a la escuela. Y muchos de ellas y ellos no asisten no porque no quieran, sino porque el Estado Mexicano y los gobiernos anteriores no se han interesado en garantizar las condiciones mínimas para que personas con discapacidad puedan acceder a una educación digna, a una educación de calidad.

Solo el 39 por ciento de las personas con discapacidad tienen empleo. Y de ellas, ganan en promedio un 33,5 por ciento menos en comparación con el sueldo de quienes no tienen una discapacidad.

Por su parte, Roxana Pacheco Martínez, de la organización Trisomía 21, enfatizó que las y los discapacitados no quieren ser parte del asistencialismo – en referencia al millón de becas para quienes están en situación de pobreza -, sino, puntualizó, que sea gobierno el que genere políticas públicas, y que las personas en discapacidad se incluyan realmente en la población económicamente activa.

Luego reprobó: “Se está considerando a todas las organizaciones de la sociedad civil que atienden a grupos con discapacidad como intermediarias corruptas, cosa que no es cierta; si bien es cierto que en todos los niveles de gobierno y en toda la sociedad hay corrupción, no todas las organizaciones de la sociedad civil son corruptas. Ellas nos proveen de lo que el gobierno no nos da”, aseguró.

En la presentación pública, Ernesto Rosas, de la Confederación Mexicana de Organizaciones en Favor de la Persona con Discapacidad Intelectual y Movimiento 312, hizo notar que en el Senado de la República no existe una comisión de atención a grupos vulnerables.

Luego, David Pera Almanzo, de las personas beneficiadas, llamó al presidente de la República a cumplir con su dicho de nada por encima de la Ley; pues la Ley le obliga a nombrar al titular de Conadis, y le envió un mensaje: “No estamos pidiendo limosnas. Son un millón de personas beneficiadas con su programa de becas; ¿sabe usted los otros millones en dónde están?”.

La senadora Delgadillo dijo que, por ello, urge una decisión y se preguntó por qué está detenida la política para miles de personas con discapacidad, generalmente discriminadas.

“Dicho de otro modo, todavía hoy, las personas con discapacidad, sus familiares, nosotras, nosotros y todo México no tiene claridad ni rumbo de cuáles serán las acciones que se seguirán en este sexenio para proteger y garantizar los derechos de todas las personas con discapacidad”, agregó.

En una presentación pública, con participación de grupos, personas con discapacidad y niños y niñas, se dejó en claro que colectivos, la senadora y la periodista -hace años voluntaria en esta política- urgieron a nombrar a quien se haga responsable de Conadis.

Manifestaron que México tiene una enorme deuda con las personas con discapacidad; garantizar sus derechos sería un paso enorme para saldarla. Hoy el Senado de la República deber ser un espacio abierto y en el que se escuchen las exigencias y demandas de las personas.

La pasada semana la senadora Delgadillo, además, presentó al Senado de la República un exhorto al titular del Ejecutivo Federal a fin de que se aclare qué pasará con la población discapacitada y que ya nombre responsable a la o el responsable del Consejo.

Este Consejo debe hacer la planeación, organización, coordinación, dirección, control y evaluación de esa política púbica, así como la elaboración del Programa Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad.”

En el exhorto, solicitó que el Presidente de la República dé a conocer de manera pública las políticas y acciones que seguirá su gobierno para proteger y garantizar todos los derechos de todas esas personas con discapacidad en México.

La senadora de Jalisco calificó de inaceptable que durante años las personas con discapacidad hayan sido invisibilizadas, en diversos espacios y desde el Estado mexicano. “Lo que acabo de afirmar no solo lo digo yo, lo dicen millones de personas con discapacidad que viven en este país y que todos los días se enfrentan a esa cruda realidad de no ser una prioridad para los gobiernos, de no ser una prioridad para el Estado mexicano”.

Y añade: “Lo dice el Diagnóstico sobre la situación de las personas con discapacidad en México hecho en 2017 por el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad, la Encuesta Nacional sobre Discriminación y organizaciones como Impunidad Cero”.

Se informó que por ley el titular de la Conadis lo debe nombrar el Presidente de la República y este además de garantizar los derechos humanos de estas personas, traza una política transversal, hoy pendiente.

Se calcula que en México viven 7.2 millones de personas con discapacidad más sus familias. Y aunque se reconoce se entregarán un millón de becas para personas con discapacidad en situación de pobreza, cuestionaron al Presidente sobre qué pasa con el resto de personas que no la reciben.

Para la senadora Delgadillo, la verdadera tragedia es la discriminación y la exclusión en la que viven las personas con discapacidad. Exhortó a todas y todos los senadores para que aprueben el punto de acuerdo.

Asimismo, exhortó al gobierno federal a trabajar en políticas públicas incluyentes y mostró preocupación porque en el Plan Nacional de Desarrollo que se presentará en abril, no hay alguien que defienda a las personas con discapacidad, por lo cual urgió a nombrar al titular de Conadis. ([email protected])