Alimentación sana ayuda a combatir diversos problemas de salud

salud
Lo que comemos y bebemos puede influir en la capacidad del cuerpo para combatir diversos problemas de salud. Foto: Ilustrativa.

Guadalajara, 5 Feb (Notimex).- Lo que comemos y bebemos puede influir en la capacidad del cuerpo para combatir diversos problemas de salud, así como en la posibilidad de desarrollar enfermedades cardiacas, diabetes y diferentes tipos de cáncer.

Por este motivo, la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) emitió cinco consejos para garantizar que se lleve una dieta saludable, informó en un comunicado la nutrióloga de la dependencia, Sigrid Pimentel Martín.

Detalló que los ingredientes de una alimentación sana dependen de diferentes factores como la edad y la actividad física que se realice, así como de los tipos de alimentos que haya disponibles en la comunidad en donde se radique.

Agregó que uno de los consejos indispensables si quiere tener una alimentación adecuada, es evitar preferentemente el consumo de alcohol, ya que de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), no hay un consumo mínimo seguro de bebidas alcohólicas.

“Incluso los niveles bajos de consumo de alcohol, pueden estar asociados con riesgos significativos para la salud. Hay que recordar que menos consumo de alcohol, siempre es mejor para la salud”, expresó Pimentel Martín.

Los cinco consejos que contribuyen a llevar una mejor alimentación son: Consume alimentos variados para asegurar una dieta equilibrada. Se debe tratar de comer una mezcla de alimentos básicos como trigo, maíz, arroz y papas, acompañados de legumbres como lentejas y frijoles.

Además, se debe procurar consumir fruta fresca, verduras y alimentos de origen animal como carne, pescado, huevos y leche. Elegir preferentemente alimentos integrales como maíz, avena, trigo y arroz integral, que son ricos en fibra valiosa y pueden ayudar a sentirse satisfecho por más tiempo. Elegir carnes magras y optar por cocinar al vapor o hervir en lugar de freír los alimentos.

El segundo consejo es reducir la sal. Demasiada sal puede aumentar la presión arterial, que es un factor de riesgo importante para las enfermedades cardiacas y los accidentes cerebrovasculares. El límite recomendado por la OMS es de cinco gramos, lo que equivale a una cucharadita por día.

El tercero consiste en reducir el uso de algunas grasas y aceites. Todos necesitamos algo de grasa en nuestra dieta, pero comer demasiada, especialmente los tipos equivocados, aumenta los riesgos de padecer obesidad, alguna enfermedad cardíaca o un accidente cerebrovascular.

Las grasas producidas industrialmente, conocidas como “grasas trans”, son las más peligrosas para la salud. Se ha encontrado que una dieta alta en este tipo de grasas, aumenta el riesgo de padecer alguna enfermedad cardiaca casi en un 30 por ciento.

El cuarto consejo consiste en remplazar la mantequilla y la manteca. En el mercado existen opciones más saludables para sustituir la mantequilla y la manteca, como los aceites de soja, canola, maíz, cártamo y girasol.

El quinto consejo es limitar el consumo de azúcar porque no sólo es nocivo para los dientes, sino que aumenta el riesgo de aumento de peso y de obesidad, lo que puede propiciar problemas de crónicos de salud.

Se recomienda limitar el consumo de dulces y bebidas azucaradas como bebidas gaseosas, zumos de frutas y jugos, concentrados líquidos y en polvo, agua aromatizada, bebidas energéticas y deportivas.