San Juan del Río, 13 Octubre 2018.- El Instituto Municipal de la Mujer (IMM) en San Juan del Río, encabezó la primera ‘caminata rosa’, dentro de las actividades que se realizan durante el mes internacional de la lucha contra el cáncer de mama.

En representación del alcalde Memo Vega Guerrero, asistió el regidor síndico Germain Garfias Alcántara y la regidora de la familia, quienes coincidieron en la importancia de seguir promoviendo las medidas de prevención en las mujeres, para disminuir el índice de casos de cáncer de mama.

La directora del organismo municipal Dora Cristina Chavarría Salas, dijo que la finalidad de este evento, en el que participaron organizaciones como Grupo Reto, la UAQ, el Hospital General y la regidora de la comisión de la familia, así como mujeres que han sido víctimas de esta mortal enfermedad.

“la finalidad es concientizar a todas las mujeres que se tienen que autoexplorar, que nos tenemos que autoexplorar y ya después de cuarenta años hacernos las mastografias cada año para prevenir el cáncer”.

La funcionaria municipal indicó que en los últimos tres años de la administración, fueron atendidas más de 37 mujeres y hombres, que expusieron al organismo alguna situación ya sea en materia de salud o en su caso de violencia intrafamiliar.

Apuntó que es lamentable que esta enfermedad va en aumento, por lo que es necesario que las mujeres tomen conciencia y que realmente hagan algo por ellas mismas.

Doris Chavarría, señaló que en el municipio el organismo que encabeza no tiene una cifra exacta de cuántas mujeres han sido diagnosticadas con cáncer de mama, ya que los casos se detectan en distintas instituciones de salud y esos datos solo los maneja el sector salud en el Estado.

Sin embargo subrayó que el IMM apoya a las mujeres para canalizarlas a alguna especialidad, al referir que hoy en día esta enfermedad es la número uno en causas de muerte en la mujer y que ya superó el doble al cáncer cervicouterino.

Destacó que las campañas de prevención que impulsa tanto el IMM como el sector salud en general, ha permitido que las mujeres adquieran un cultura de mayor cuidado y autoexploración, para detectar a tiempo cualquier síntoma de la mortal enfermedad y que pueda ser tratada a tiempo.


“En los tres años atendidos a más de 37 mil mujeres, es un dato que no se había contabilizado y esperamos que este año sea superado, ya que nosotros tenemos un programa que se llama de mujer a mujer, que implica acudir a las comunidades, escuelas y empresas para dar los servicios y pedir que se hagan los estudios de mastografía”.

La titular del IMM Dora Cristina Chavarría Salas, puntualizó que es importante que las mujeres cada vez más se están haciendo la mastografía o el ultrasonido, según lo requieran.

Y es que mencionó que los estudios deben hacerse en mujeres de más de 40 años y cuando sienten alguna molestia, pero si son menores deben practicarse un ultrasonido para que los médicos determinan si es necesaria una mastrografía.