Carpool
El presentador James Corden y el líder de Maroon 5 fueron parados por la policía mientras grababan su episodio de Carpool Karaoke por causar una situación peligrosa para el tráfico.

El presentador James Corden y el líder de Maroon 5 fueron parados por la policía mientras grababan su episodio de Carpool Karaoke por causar una situación peligrosa para el tráfico.

La divertida serie de entrevistas a bordo de su coche que James Corden ha popularizado desde que se estrenara como presentador de ‘late-nights’ ha dejado varios momentos para el recuerdo que no estaban incluidos en el guion. Sin ir más lejos, el vocalista de los Red Hot Chili Peppers Anthony Kiedis le salvó la vida a un bebé que se estaba asfixiando con su rápida intervención justo después de que terminaran de rodar una de las escenas, y el episodio protagonizado esta semana por Adam Levine ha seguido unos derroteros igualmente impactantes.

El líder Maroon 5 recorrió junto al humorista británico las calles de Los Ángeles para recordar sus grandes éxitos y, justo cuando había empezado a sonar la canción ‘She Will Be Loved’, un coche de policía con las sirenas encendidas se colocó justo a su lado y comenzó a hacerles señas para que se detuvieran.

La cara de sorpresa de James Corden contrastaba con la actitud calmada que mantuvo en todo momento la estrella de la música ante la extraña situación que estaba viviendo.

“Voy a daros el alto para que podáis cantarme una canción”, les aseguró el agente en un tono poco amistoso desde su vehículo.

“Es la primera vez que sucede algo parecido, de verdad”, repetía Corden mientras aparcaba a un lado de la carretera.

El presentador y el cantante se excusaron profusamente con el policía, que les explicó que habían atentado contra la seguridad vial al causar una situación peligrosa para el resto de conductores, aunque sin especificar cuál.

“Tened cuidado, os pido solo que tengáis cuidado. Y que paséis un buen día”, aseguró para despedirse, dejando a los dos artistas claramente anonados.