Control biológico de plagas impulsa a la agricultura de Jalisco

plagas
Gracias al control biológico de las plagas, tanto tradicionales como berries y cítricos de reciente introducción, la agricultura jalisciense experimenta un repunte importante.

Guadalajara, 11 May (Notimex).- Gracias al control biológico de las plagas como garantía de inocuidad en los cultivos, tanto tradicionales como berries y cítricos de reciente introducción, la agricultura jalisciense experimenta un repunte importante.

En un comunicado, el titular de la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder), Héctor Padilla Gutiérrez, precisó que hay una mentalidad abierta de los productores para valorar los beneficios ambientales de los organismos benéficos.

“Como esto ya está muy evaluado y conocido por una cantidad importante de productores vamos a hacer un esfuerzo importante para hacer extensivo el ejercicio a nivel de varios miles de hectáreas en este año”, destacó.

Afirmó que el objetivo es que Jalisco se mantenga a la vanguardia en el país en el control biológico de plagas y enfermedades que permitan tener una agricultura ambientalmente más amigable.

Padilla Gutiérrez presidió una reunión informativa sobre lo que ha sido el empleo reciente del control microbiológico de las plagas agrícolas, lo que ha traído un creciente consenso a favor de esta alternativa por sus beneficios ambientales y económicos.

En esta sesión se expusieron los beneficios del hongo Beauveria bassiana para enfrentar enfermedades del maíz, el sorgo y el trigo, además de algunas hortalizas, como han sido las experiencias en las regiones Valles y Ciénega, donde el empleo de este microorganismo ha sido exitoso para el combatir un gusano perforador de las raíces.

También se expuso el desempeño de este hongo en los huertos de limón persa en Atotonilco El Alto, lo que también se pretende replicar en los predios de cítricos en San Martín Hidalgo.

Asimismo, se destacó el empleo de este microbio en los arándanos y frambuesas en la Región Valles, donde ha mostrado sus beneficios para combatir los estragos del insecto conocido como el cabrito de la frambuesa, un letal depredador de estas moras, cuyos efectos negativos son similares a los que origina el picudo del agave.

El titular de la Seder añadió que el uso de microorganismos benéficos es un factor clave para avanzar a una agricultura sustentable, lo que debe integrarse con el empleo de fertilizantes orgánicos y el uso mínimo de maquinaria para devolver el vigor al suelo ante los efectos negativos de uso exagerado de pesticidas y fertilizantes sintéticos.

Como ejemplo en el caso del maíz, se destacó que el uso del microorganismo representa un ahorro de cuatro mil 500 pesos en un predio de 10 hectáreas.

La aplicación en la agricultura del hongo Beauveria fue en el año de 1835 por el científico italiano Agostino Bassi quién estudió la enfermedad muscordina blanca del gusano de seda. De ahí se deriva su nombre científico.

No contamina el ambiente ni es tóxicos para el hombre y otros animales, ni crea resistencia en los insectos plaga; Seder difunde un método práctico para la elaboración y aplicación de este microorganismo.