tecnologías
Con tecnologías acuícolas de vanguardia en Baja California Sur se impulsa el primer laboratorio de producción comercial de jurel (pez marino). Foto: Ilustrativa.

México, 2 May (Notimex).- Con tecnologías acuícolas de vanguardia y empresas transnacionales interesadas en invertir en la producción de alimentos de origen marino, en Baja California Sur se impulsa el primer laboratorio de producción comercial de jurel (pez marino).

El Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor), a través del Parque de Innovación Tecnológica BioHelis, en conjunto con el gobierno del estado de Baja California Sur y la empresa de acuicultura Kampachi Farms México, desarrollan ese primer laboratorio que mejorará la calidad del jurel.

Para este proyecto, la empresa Kampachi Farms obtuvo la coparticipación financiera del gobierno estatal y federal a través del programa Fondos Mixtos (Fomix), del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Daniel Lluch Cota, director del Cibnor, detalló que el laboratorio complementa la producción de semillas, larvas y alevines que realiza la empresa Kampachi Farms en las instalaciones de BioHelis, y tiene la finalidad de incentivar la inversión de otras empresas para generar infraestructura que permita el proceso de engorda de los peces hasta su comercialización.

“La visión es que esta inversión ayude a posicionar a México como principal productor de jurel a nivel mundial, es un producto de primera calidad, de exportación, con un mercado amplio y, además, es una especie bastante conveniente para su manejo en acuicultura”, aseveró Lluch Cota.

Humberto Villarreal Colmenares, coordinador de BioHelis, afirmó que Baja California Sur tiene potencial para el cultivo de especies marinas altamente rentables que satisfagan las demandas de los mercados local, nacional e internacional.

“El estado tiene todas las características para satisfacer la demanda de consumo de jurel del sector turístico y del país, que es muchísimo mayor, así como para detonar la industria del cultivo de peces en la región. Cuenta con centros de investigación y desarrollo de tecnologías para la agroindustria, reconocidos internacionalmente”, afirmó Villarreal Colmenares.

En 2018, la empresa inicia la capacitación de su personal en las instalaciones de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), en el Puerto de Pichilingue. Para 2019, el laboratorio comercial iniciará operaciones en BioHelis, en La Paz, Baja California Sur, y en breve prevén que satisfará la demanda de jurel del sector turístico del estado, disminuyendo las importaciones del producto a la entidad.

De acuerdo con la Agencia Informativa del Conacyt, los especialistas estiman que generará una producción de alrededor de un millón y medio de juveniles de jurel —al término de la primera fase del proyecto—, que equivale a la producción de dos mil toneladas de peces para su comercialización, con una derrama de 250 millones de pesos anualmente.

La producción aumentará gradualmente conforme se establezcan nuevas empresas acuícolas en la región. La puesta en operaciones del laboratorio también generará alrededor de 70 empleos directos.

Por tanto, representa una fuente de empleos y alimentos de alta calidad para millones de personas.

La estrategia de laboratorio se basa en la producción de alevines de alta calidad, que van a permitir detonar la primera fase del proyecto para la producción de peces para la comercialización. Posteriormente, en una segunda y tercera etapas, estiman que el laboratorio crezca para consolidar la producción y detonar un mayor número de empresas productoras en la región que, a su vez, nos permitan consolidar el producto para la comercialización internacional”.