Estudiantes tamaulipecos elaboran dulce con semilla de árbol de ébano

dulce
Un grupo de estudiantes de Ingeniería Química de la UAT aprovecharon la semilla del árbol de ébano para elaborar un dulce con alto contenido nutritivo. Foto: Notimex.

Ciudad Victoria, 2 Mar (Notimex).- Un grupo de estudiantes de Ingeniería Química de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) aprovecharon la semilla del árbol de ébano para elaborar un dulce con alto contenido nutritivo.

Realizado en forma de mazapán, este alimento es apto para su consumo por personas diabéticas, que tienen un sistema inmune bajo o que sufren de estrés, ya que les proporciona vitaminas E y C, además de fibra, entre otros nutrientes.

Los estudiantes destacaron que para la elaboración de esta pieza de dulce, a la que denominan “Mahuapán”, debido a la semilla del árbol del ébano que es conocida en la región noreste del país como “Maguacata”, fue presentada en el Certamen Estatal de Creatividad e Innovación Tecnológica del Consejo Tamaulipeco de Ciencia y Tecnología (Cotacyt).

Los alumnos José Patricio Cruz, Jared Reyes Gallardo y Bidkar Calixto Alvarado, asesorados por su profesor, el doctor Rubén Santiago Adame, puntualizaron que el desarrollo de este proyecto formó parte del trabajo realizado en el Departamento de Ingeniería Química.

Añadieron que como parte de este proyecto, buscaron aprovechar estos frutos que abundan en la región y que muchas veces son considerados como un desecho, situación que los llevó a usar esta semilla de la vaina del ébano, para elaborarlo en la forma del dulce típico como un producto innovador a costo muy bajo.

Señalaron que la vaina del ébano no tiene interés comercial, ni como alimento humano o para forraje ganadero, por lo que la mayor parte del fruto se desperdicia, pues el árbol es talado para aprovechar su madera en la elaboración de muebles finos y para el carbón, lo que pone en riesgo la conservación de esta especie.

Reiteraron que el “Mahuapán” lo pueden consumir dese niños hasta personas de la tercera edad, es apto para personas diabéticas, es completamente orgánico y se puede consumir como cualquier otro mazapán, con la ventaja de que aporta muchos nutrientes al organismo.

Los alumnos de Ingeniería Química de la UAT presentaron su proyecto al rector José Andrés Suárez Fernández, durante su reciente visita a la Unidad Académica Multidisciplinaria Reynosa-Aztlán (UAMRA).