café
Si bien el oficio de barista en México se traduce en un experto en la preparación de bebidas de café, garantizar una profesionalización. NOTIMEX

México, 13 Jun (Notimex).- Si bien el oficio de barista en México se traduce en un experto en la preparación de bebidas de café, garantizar una profesionalización de quienes se dedican a esa actividad atraería un mayor éxito en el sector.

Según el director comercial de Etrusca, Héctor García, en el país no existe una carrera o diplomado como barista, pero existen programas educativos dentro de las carreras de gastronomía que lo incluyen y en muchos casos éstos se han formado de forma empírica y han evolucionado para dar entrenamientos y cursos.

Explicó que a nivel mundial la única institución que establece a nivel mundial un programa educativo con ramas como barista, tostador, catador y comprador de café es The Specialty Coffee Association, pero carece de validez educativa.

En cambio en México, dijo, la única asociación reconocida para la profesionalización del barista es la Asociación Mexicana de Cafés y Cafeterías de Especialidad (AMCCE) y es la única también reconocida por The Specialty Coffee Association. En otros países, como Colombia e Italia.

“Un barista se considera profesional cuando se especializó en la preparación de bebidas de café y cuando conoce todo lo que hay detrás. Ser barista es el último eslabón de la cadena del café y por ende es el embajador de la historia y portavoz de lo que tiene en las manos”, explicó.

Un barista, añadió, debe contar con el conocimiento de las máquinas de espresso para la elaboración de café, la terminología y las reglas en la preparación de cada bebida. Así como las instrucciones para obtener lo que se denomina “la taza perfecta”.

Añadió que el especialista tiene que saber también cómo está la industria del café a nivel internacional, pues es muy importante conocer la importancia de hablar de la categoría de cafés especiales a diferencia de los cafés comunes.

En ese sentido, apunto que en México, a partir de 1994 comenzaron a formarse las barras de café de especialidad, y estos factores cobraron relevancia en el mercado nacional.

Héctor García aseguró que en la actualidad “no hay limitantes para no tomar café y la inclusión de otras bebidas junto a él, es lo que ha detonado un crecimiento que hace que una cafetería sea un negocio noble, rentable y adaptable, además de relativamente fácil de establecer”.

Es por ello que subrayó la importancia del consumidor mexicano, pues este “es noble, sin embargo esto ni quiere decir que permitamos todo”, por ello, es prioritario garantizar la profesionalización del barista, ya que esto atraería y garantizaría un éxito a este negocio.