Argentina: mujeres luchan contra femicidios e inequidad

El fortalecido movimiento de mujeres de Argentina se sumará mañana, al Paro Internacional de Mujeres para denunciar en una marcha masiva. FOTO: NOTIMEX

Buenos Aires, 7 Mar (Notimex).- El fortalecido movimiento de mujeres de Argentina se sumará mañana, miércoles, al Paro Internacional de Mujeres para denunciar en una marcha masiva los crecientes femicidios, la violencia machista y la inequidad de género que persiste en todos los ámbitos de la sociedad.

Organizaciones feministas, sindicalistas, amas de casa, estudiantes, periodistas, escritoras, líderes políticas y mujeres de todas las edades y profesiones se aprestan a conmemorar el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, con una convocatoria que, prevén, será histórica y se replicará en unos 50 países.

El papel del país suramericano es particular, ya que aquí nació hace casi dos años el movimiento “Ni una menos”, que concitó décadas de lucha de los movimientos feministas y que después se replicó en otros países.

La primera marcha “Ni una menos”, realizada el 3 de junio de 2015, unió por primera vez en más de 80 ciudades a multitudes que visibilizaron como nunca antes la preocupación por los asesinatos de mujeres, que son la expresión más trágica de la violencia machista.

Según la organización Casa del Encuentro, desde 2009 hasta 2016 en Argentina fueron asesinadas dos mil 384 mujeres, en la mayoría de los casos por hombres que eran o habían sido sus parejas.

Hasta el año pasado, la tasa indicaba que aquí mataban a una mujer cada 30 horas, pero en los primeros dos meses de 2017 los registros indican que el lapso de femicidios se redujo a 18 horas.

El Paro Internacional de Mujeres quedó precedido por la detención de seis activistas de “Ni una menos”, quienes fueron llevadas a una comisaría después de que tres hombres las denunciaran por pintar en las paredes consignas para promover la movilización de este miércoles.

La detención provocó movilizaciones en las redes y muestras concretas de apoyo como ya había ocurrido con otros casos como el de las mujeres que fueron acosadas por policías por quedarse en “topless” en una playa o por amamantar en público.

Las estadísticas demuestran la inequidad en todos los ámbitos, ya que las mujeres integran el 51.6 por ciento de la población argentina, pero no tienen ese nivel de representatividad en el gabinete, el Parlamento, las dirigencias sindicales o los cargos más altos de las empresas privadas.

En Argentina sólo trabaja de manera remunerada el 43 por ciento de las mujeres, lo que contrasta con el 67 por ciento de los hombres, pero ellas suelen ser contratadas en empleos de peor calidad, menores salarios (ganan en promedio 27 por ciento menos que ellos, aunque realicen el mismo trabajo) y jerarquía.

Uno de los problemas más graves es que el trabajo no remunerado que realizan las mujeres obstaculiza su desarrollo profesional, ya que ellas se ocupan en promedio durante 6.4 horas diarias a tareas del hogar, el doble del que dedican los hombres.

En Argentina, el 50 por ciento de los empleados estatales son mujeres pero sólo el 30 por ciento ocupa cargos jerárquicos, tasa similar a la que registra el Poder Legislativo, por lo que hay una campaña para elevar la ley de cupos del 30 al 50 por ciento para incrementar la representación legislativa femenina.

En la Confederación General del Trabajo, que es la central obrera más importante del país, la inequidad es patente porque de las 37 secretarías en que se divide, sólo dos están encabezadas por mujeres, y nunca ninguna ha formado parte de la cúpula dirigencial.