Confirman sentencia de 115 años de prisión a homicida

Magistrados de la Quinta Sala Penal confirmaron sentencia de 115 años de cárcel para hombre acusado por feminicidio agravado y homicidio calificado.

México, 30 Ene (Notimex).- Magistrados de la Quinta Sala Penal confirmaron la sentencia de 115 años de cárcel para un hombre acusado por la comisión de los delitos de feminicidio agravado, feminicidio, y homicidio calificado.

La Procuraduría General de Justicia capitalina señaló en un comunicado que luego de que la defensa del imputado apelara la decisión del juez, se analizó el caso y quedó registrado que el acusado tiene plena responsabilidad en el triple homicidio en el que admitió su participación.

De acuerdo con la averiguación previa, el 30 de junio de 2014 a las 05:00 horas, el procesado se encontraba en su domicilio en calle Villa de Pozos, colonia Lomas de Santa Cruz, delegación Iztapalapa.

El inculpado dijo a las autoridades que debido a que no podía dormir por los problemas personales que enfrentaba, bajó al patio de la vivienda y se percató que en el departamento que habitaba su cuñada, en el mismo inmueble, la puerta estaba entreabierta.

De acuerdo con su confesión, la hermana de su mujer era la principal instigadora para que su concubina le pidiera la separación, lo que ocurriría ese mismo día.

Ante la molestia que sentía, decidió entrar a la vivienda de su cuñada, quien dormía en una de las habitaciones acompañada de una bebé de dos meses, tomó una navaja de afeitar y privó de la vida a la mujer.

Al escuchar que la bebé empezaba a llorar, la golpeó y también la mató. Después escuchó que en el cuarto contiguo, otro hijo de su cuñada de tres años de edad, llamaba a su madre, tras despertar con el ruido de las agresiones, por lo que también decidió asesinarlo.

El procesado pretendió no despertar sospechas y después de cometer el triple homicidio, salió a la calle y arrojó la navaja a una coladera, luego subió a su habitación, se lavó las manos y se cambió de ropa.

Horas más tarde al descubrirse los cuerpos e iniciar las primeras investigaciones, el inculpado cayó en diversas contradicciones y terminó por confesar la forma en que cometió los homicidios.