Sociedad colombiana es permisible con abuso sexual a menores

La violación a niñas en Colombia es alarmante, con una cifra promedio de 21 casos a diario, el hecho más reciente de feminicidio es el de la niña Yuliana.

Bogotá, 7 Dic (Notimex).- El abuso sexual a niñas en Colombia es alarmante, con una cifra promedio de 21 casos a diario, el hecho más reciente de feminicidio es el de la niña Yuliana Andrea Samboni, quien fue secuestrada, torturada, violada y asesinada por asfixia, publicó El Tiempo.

El editorial del influyente diario El Tiempo calificó este miércoles de aberrante el caso de la niña Yuliana Andrea, de siete años, asesinada por su verdugo, que desató la indignación de la sociedad colombiana.

El rotativo cuestionó “qué ha estado ocurriendo acá en Colombia para que un crimen brutal como el de Yuliana -ocurrido el pasado domingo- no sea un caso aislado, sino la prueba de que en este país se ha acostumbrado abusar tanto de las mujeres como de los niños”.

Las cifras son contundentes: “en Colombia, a estas alturas del siglo XXI, cada día 21 menores de edad son violadas”.

“Quién podría negar que los niños que venden dulces en la calle, o que trabajan a la vista de los ciudadanos sin que el hecho sea denunciado, son también síntomas de una sociedad que no ha conseguido defender ni a sus mujeres ni a sus menores”, cuestionó el rotativo.

El diario señaló que “la ley, que contempla penas contra los pedófilos y los violadores y los asesinos, no es el problema: podría endurecerse la legislación hasta permitir la pena de muerte o la castración química o la cadena perpetua”.

Sin embargo, destacó, lo único “que espantará de verdad a estos fríos depredadores sexuales, que son capaces de todo –resulta impensable llevarse a una niña que juega con su hermano para abusar de ella y matarla luego–, es una justicia efectiva, independiente e imparcial”.

Llamó a impulsar la “vocación a una salud preventiva que reconozca, antes de que sea demasiado tarde, quién puede ser un peligro para la sociedad; una educación que vuelva tabú la violencia que ha sido una noticia constante de estos últimos años”.

El brutal asesinato de Yuliana Samboní, por parte de Rafael Uribe Noguera, “un acomodado arquitecto de 38 años– es un feminicidio: un asesinato aborrecible cometido por la violencia machista, por un hombre que tuvo todas las oportunidades que los colombianos no tienen, pero se permitió atacar a una niña como vengándose de las mujeres”.

“Resulta insoportable pensar que el de Yuliana es sólo uno de los 21 casos diarios que suceden en el país, pero es indispensable reconocerlo para enmendar una historia de abusos –una cultura permitida– que ha marcado a la sociedad colombiana”.

Reiteró que este caso es “devastador. Vale la pena narrarlo para que se empiece a hacer justicia. Pero no se debe perder de vista que esto ha estado ocurriendo porque ha podido cometerse”.

“Porque se ha tratado como un tema menor, porque la justicia ha tardado demasiado, porque no hemos dicho con la suficiente claridad que los niños son una responsabilidad de todos los colombianos, que el feminismo no es una cantaleta, sino una cuestión de vida o muerte”, finalizó el editorial.