El consultor Manuel Espinoza de los Monteros, afirmó que las empresas pierden un 20 por ciento de sus utilidades por temas relacionados con el fraude.

Guadalajara, 6 Dic (Notimex).- El consultor Manuel Espinoza de los Monteros de la Parra afirmó que las empresas pierden un 20 por ciento de sus utilidades por temas relacionados con el fraude.

El ejecutivo enfatizó que este hecho limita severamente los índices de productividad y competitividad de las empresas, y México apenas está iniciando el proceso de legislar sobre controles por la responsabilidad legal de las compañías y por la necesidad de transparentar todas sus operaciones.

En un foro del Grupo Guadalajara del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), Espinoza de los Monteros resaltó que la creación de mecanismos internos de control, para evitar el incumplimiento de las responsabilidades legales de las empresas, “obedece a una tendencia internacional”.

Esta tendencia, según dijo al conducir el foro, ha llevado a la fijación de normas y políticas por parte del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la propia Organización de las Naciones Unidas (ONU), que buscan que la economía mundial sea más productiva y competitiva.

Dijo que los mecanismos de control para evitar que las instituciones –empresas, escuelas y otras— caigan en responsabilidades jurídicas, generan también una mejor organización e ingresos.

Sobre todo, recalcó, deben iniciar a partir de la divulgación de los documentos alusivos entre el personal, a fin de transmitir los valores esenciales de las organizaciones.

Durante su intervención ante los ejecutivos de finanzas, Espinoza de los Monteros afirmó que los fraudes y otros delitos al interior de las empresas “se combaten con estructuras eficaces”.

Sin embargo, refirió “como una realidad” en la sociedad que siempre habrá personas que buscarán saltarse los controles para cometer un ilícito.

“Hay empresas que están invirtiendo mucho dinero para establecer controles internos conforme a las normas vigentes, pero no tienen objetivos definidos de prevención de riesgos y caen en responsabilidad legal por acciones y omisiones”, agregó.

El foro sobre “La Responsabilidad Jurídica de las Empresas y los Programas de Cumplimiento”, fue coordinado por el presidente del Grupo Guadalajara del IMEF, Pedro de la Borbolla Rivero; y por el presidente del Comité Técnico de Detección y Prevención de Fraudes, Marco Mújica.

Se dijo que ante la comisión de fraudes y otros delitos, a las fiscalías estatales “ya no les basta” que las compañías tengan su Código de Ética y su Manual de Procedimientos de Control de Riesgos, pues hacen falta protocolos más formales para prevenir riesgos legales, financieros y para la reputación de los negocios.

El consultor empresarial advirtió que, aunque en México la normatividad apenas está en proceso de legislación para definir la responsabilidad jurídica de las empresas, existen “muchos parámetros internacionales” para no caer en riesgos legales por incumplimiento, formulados por la OCDE, el Banco Mundial y otras organizaciones.