El presidente de la Coparmex en Querétaro, Darío Malpica Basurto, sostuvo que las reformas energética y la fiscal han decepcionado al sector empresarial, así como a la sociedad mexicana.

Querétaro, 11 Agosto 16.- El presidente de la Coparmex en Querétaro, Darío Malpica Basurto, sostuvo que las reformas energética y la fiscal han decepcionado al sector empresarial, así como a la sociedad mexicana.

Esto como parte de un análisis previo al cuarto informe del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, el próximo primero de septiembre.

Señaló que la reforma energética “de reforma no tuvo nada” y es perjudicial, ya que la promesa fue que ya no habría incremento a los costos de la gasolina y de la energía eléctrica, cuando ha sido lo contrario.

“Es una gran decepción para todos los empresarios y para todas las personas del país, la federación y el presidente Peña Nieto nos aseguró que con la reforma energética íbamos a pagar gasolinas más baratas, que no iba haber aumento a las gasolinas, que nuestros recibos de luz en las casas y en las empresas iban a ir bajando y ha sido todo lo contrario”, recalcó.

Respecto a la reforma fiscal, Malpica Basurto, consideró que es una reforma corto plazista, hecha sólo para recaudar más en estos años, y que al mismo tiempo, hipoteca el crecimiento del país a mediano y largo plazo. Sostuvo que esta reforma afecta a este sector en dos puntos: la posibilidad de repartir más y mejores prestaciones a los colaboradores de las empresas y ya no les permite deducir las reinversiones.

“Porque dos de los puntos fundamentales de esta reforma fiscal fue quitarnos a los empresarios la posibilidad de deducir los privilegios que les damos a nuestros colaboradores, de tal manera que si un empresario quiere pagarles más y darles más ventajas más privilegios a sus colaboradores antes los podíamos deducir y ahora ya no, ahora tienen que estar gravados”, ejemplificó.

En cuanto a la reforma educativa, el presidente de la Coparmex en Querétaro, precisó que le falta más profundidad, por lo que, señaló, debe ser una reforma real, que hable del modelo educativo y no nada más de la cuestión laboral de los maestros. Abundó que debe avanza con el propósito de que México salga adelante con una visión de hasta 15, 30 y 50 años.