“Me quieren sacar de la contienda en 2018”: Fabián Pineda

“Me quieren sacar de la contienda en 2018”: Fabián Pineda.

San Juan del Río, 28 Julio 16.- El ex alcalde, Fabián Pineda Morales, aseguró que las sanciones emitidas por el cuerpo colegiado del H. Ayuntamiento que encabeza el Presidente Municipal Guillermo Vega, no tienen fundamentos jurídicos y administrativos, por lo que habrá de defenderse de las acusaciones para evitar su inhabilitación para desempeñarse en el servicio público.

Pineda Morales, reconoció que la ex titular del Instituto Municipal de la Mujer, Rocío Lamadrid González, se liquidó con la cantidad que se menciona, que fue de 216 mil pesos, sin embargo justificó que el nombramiento si se llevó a cabo como lo establece la Ley.

“Si es que yo tuviera la responsabilidad no solamente la tendría yo, sino todos y cada uno los que integramos en su momento el cabildo por no hacer ese nombramiento por más tiempo determinado, me parece que la contralora dice ser autónoma, al no recibir instrucciones del presidente municipal, lo que yo veo en este momento es que buscaron en todas las cuentas para llegar a esta inhabilitación, con todo respeto es una verdadera tontería”, precisó.

Pineda Morales aseveró que hasta el momento es el único hecho que se le imputa, sin embargo enfatizó que diversos ex funcionarios han acudido a la Contraloría Municipal para contestar y atender las observaciones correspondientes.

Señaló que estas acciones son mediáticas para que Vega Guerrero se pueda posicionar con la sociedad, al no cumplir con las expectativas.

“Es una situación que rebasa lo político, yo demostraré mi inocencia, yo creo que con la inhabilitación, Guillermo Vega no quiere que Fabián Pineda compita en el 2018 y creo que es una forma de hacerme a un lado y que no pueda estar en las elecciones del 2018, creo que estas acciones son para hacer a un lado a los actores políticos del Partido Revolucionario Institucional, para una futura contienda”, subrayó.

Finalmente, el ex funcionario apuntó que por lo menos el 90 por ciento de los ex trabajadores que han sido sancionados por la administración son priístas, lo que deja entrever que existe una cacería de brujas.