La guardería de tus hijos no es tan segura como crees

Cuando buscamos guardería nos enfocamos en cuestiones relacionadas con los horarios, el nivel didáctico que tendrán nuestros hijos y la seguridad.

Ciudad de México, 7 Julio 16 – Cuando buscamos guardería nos enfocamos en cuestiones relacionadas con los horarios, el nivel didáctico que tendrán nuestros hijos y la seguridad.

Estos son puntos muy importantes, pero estamos dejando a un lado aspectos que pueden afectar gravemente a nuestros pequeños.

Los niños en las guarderías infantiles tienen mayor probabilidad de contraer una infección que los niños que no asisten a estas instituciones.

Los niños que las utilizan a menudo están cerca de otros niños que pueden estar enfermos. Esto se debe al problema que implica estar rodeado de una gran cantidad de gérmenes.

Infecciones y gérmenes a los que tu hijo está expuesto en la guardería

1.- La diarrea y la gastroenteritis son comunes en las guarderías. La infección se propaga fácilmente de un niño a otro o de un cuidador a un niño. Es común entre los niños, debido a que tienen menos probabilidad de lavarse las manos después de usar el inodoro.

2.- Las infecciones del oído, los resfriados, la tos, los dolores de garganta y las rinorreas son comunes en todos los niños, sobre todo en los ambientes de las guarderías.

3.- Los niños que asisten a guarderías están en riesgo de contraer hepatitis A. La hepatitis A es una irritación e hinchazón (inflamación) del hígado causada por el virus de la hepatitis A. Se propaga por no lavarse las manos, o por hacerlo de manera deficiente, después de ir al baño o cambiar un pañal, y luego preparar alimentos.

4.- Si bien la importancia de la limpieza personal que se le da en casa a cada niño es fundamental, la limpieza dentro de las guarderías es un aspecto importante que se debe tomar en cuenta, pues los colchones, colchonetas, alfombras, frazadas, etc, son algunos de los objetos más infecciosos dentro de una guardería, debido a la presencia de ácaros que se alimentan de piel muerta.

Estos microorganismos producen partículas fecales que pueden entrar en contacto con la mucosa nasal de nuestros hijos, produciendo una inflamación que puede derivar en rinitis alérgicas, rinoconjutivitis o asma bronquial.

Para poder solucionar este tipo de problemas dentro de la guardería se necesita tener aliados que se dediquen a la limpieza y desinfección del ambiente dónde nuestros hijos están conviviendo.

“Se recomienda para el tratamiento de colchones y alfombras hacer una limpieza profunda cada 6 meses”, comentó Juan Manuel González Arellano, director de la empresa Cleanwork Orange, experta en desinfección profunda de textiles. Se deben aplicar rayos ultravioleta sin filtro UV-C germicida los cuales desactivan el ADN de las bacterias, virus y otros agentes patógenos, lo cual elimina su capacidad de multiplicarse y causar enfermedades”, afirmó.

5.- La guardería de su hijo debe tener políticas para ayudar a prevenir la propagación de gérmenes e infecciones. Pida que le muestren estas políticas antes de que su hijo empiece. El personal de la guardería debe estar entrenado en la forma de acatar estas políticas. Además del lavado apropiado de las manos, las políticas importantes incluyen:

Preparar alimentos y cambiar pañales en áreas diferentes.

Verificar que el personal de la guardería y los niños que asisten a ella tengan las vacunas al día.

Reglas acerca de cuándo los niños deben quedarse en casa si están enfermos.