Habitantes de ciudad siria de Manbij celebran salida de yihadistas. FOTO: NOTIMEX

Damasco, 1 Mar (Notimex).- El grupo extremista Estado Islámico (EI) ejecutó a ocho combatientes holandeses acusados de intentar desertar de sus filas en la norteña provincia siria de Al Raqqa, capital de facto del Califato establecido por los yihadistas en Siria e Irak.

“Daesh ha ejecutado ocho combatientes holandés el viernes en Ma’adan, en la provincia de Raqqa, después de acusarlos de intento de deserción y motín”, denunció Abu Mohammed, activista del grupo “Raqqa asacrada Silenciosamente” (RBSS), usando el acrónimo árabe para EI.

En un mensaje publicado en Twitter, el activista aseguró que otros tres holandeses habían sido detenidos, tras las acusaciones de que estaban tratando de huir del Califato, establecido en junio de 2014 en amplias zonas de Siria e Irak que el grupo extremista tiene bajo su control.

El activista de la organización RBSS, que documenta desde abril de 2014 los abusos cometidos por los yihadistas en Al Raqa, destacó que uno de los detenidos fue golpeado a muerte durante su interrogatorio.

Sin embargo, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH) negó este martes el informe y aseguró que por ahora no tiene información sobre la ejecución de los ocho combatientes holandeses del Estado Islámico (EI) en las zona de Ma’adan, como se ha informado.

El OSDH destacó en un reporte publicado en su página Web que “se trata de rumores falsos”, recordó que el EI suele atribuirse muchas ejecuciones, como parte de su propaganda, y afirmó que no cuenta con información de que haya holandeses en las filas del grupo yihadista.

Según estimaciones de organizaciones humanitarias, hasta 30 mil combatientes extranjeros, procedentes de 100 países, han viajado a Siria e Irak desde 2011 para unirse a las filas del Estado Islámico, principalmente de países árabes, como Túnez y Uzbekistán.

El Estado Islámico surgió en 2003 como una rama de la red Al Qaeda, aunque después se separó y tomó el control de amplias zonas de Siria e Irak, en donde en junio de 2014 estableció un califato que encabeza su líder al Abu Bakr al Baghdadi.

El grupo yihadista es reconocido por los crímenes atroces que comete en nombre del Islam, como decapitaciones, lapidaciones, quemando vivas a sus víctimas, lanzándolas desde azoteas de edificios altos o ahogadas dentro de jaulas enormes.