Injerto de hueso de caballo, 100% biocompatible con humanos

México, 10 Dic (Notimex).- En dos años se han realizado 340 injertos de hueso de caballo en pacientes mexicanos en instituciones como el IMSS y el ISSSTE, así como en el sector privado, ofreciendo una mejor aceptación del cuerpo humano frente a otras opciones y un menor costo.

Esta técnica para sanar fracturas y lesiones óseas en humanos es una opción en la medicina de ortopedia que garantiza cero rechazo del receptor, pues se trata de un material esterilizado y para su aceptación no se requiere de medicamentos inmunosupresores.

En conferencia de prensa, representantes del grupo Alternativa Médica Integral y del laboratorio italiano Bioteck, indicaron que este proceso biológico llegó a México hace dos años y los resultados han sido exitosos.

Los sustitutos obtenidos del tejido óseo equino, detallaron, son sometidos a un proceso químico y físico que permite eliminar por completo el componente antígeno, manteniendo el componente mineral y colágeno del mismo.

Esto garantiza un producto estéril y absoluta biocompatibilidad y bioasimilación con el hueso humano, eliminando cualquier riesgo de infecciones o enfermedades contagiosas en los pacientes receptores.

La directora comercial de Bioteck, Paola Murillo Domínguez, dijo que este producto puede utilizarse en pacientes de cualquier edad y en cualquier cirugía de remplazo de hueso.

“Es para realizar correcciones de pie plano, cuñas para rodillas, columna, pómulos, reconstrucciones maxilofaciales y lesiones en cráneo, implantación de membranas de pericardio en sustitución de duramadre (membrana más externa y resistente adherida a la pared craneal), entre otros”, destacó.

El costo del injerto de hueso de caballo es similar al de otras técnicas como la donación cadavérica o autoinjerto, porque en estos casos el paciente debe somete a dos cirugías, una para retirarle tejido óseo y otra para realizar el injerto.

Por su parte, la directora comercial de Alternativa Médica Integral, Lorena Tirado, expresó que este tejido de origen animal da volumen y soporte a la parte afectada, evitando que en el proceso de regeneración la masa ósea se llene de tejido fibroso que deja débil al hueso.

El hueso de caballo se puede adquirir en estructura natural y en pastas óseas, en diferentes presentaciones según la necesidad del paciente.