El gobernador Héctor Astudillo, acompañado del director del Programa de Enfermedades Transmitidas por Mosquito de la Secretaría de Salud, Gustavo Sánchez Tejeda. NOTIMEX

Acapulco, 7 Nov (Notimex).- Con una inversión de 23 millones de pesos, arrancó la campaña de reforzamiento contra dengue y chikungunya en Guerrero, que registra mil 620 casos confirmados y ocupa el tercer lugar a nivel nacional.

El gobernador Héctor Astudillo, acompañado del director del Programa de Enfermedades Transmitidas por Mosquito de la Secretaría de Salud, Gustavo Sánchez Tejeda, dieron el banderazo de salida a las acciones que tendrán duración de cuatro meses para abatir ambas enfermedades.

El titular de Salud en el estado, Carlos de la Peña Pintos, informó que las acciones contra el mosquito se pone en marcha en las siete jurisdicciones sanitarias, donde se hará un rociado intradomiciliario en 600 mil viviendas, mientras en más de 25 mil hectáreas se llevarán a cabo nebulizaciones.

En este operativo de reforzamiento en las siete regiones participarán mil 237 trabajadores, se utilizaran 122 vehículos, 63 máquinas nebulizadoras, 126 moto bombas y 52 termonebulizadores.

Antes de las vacaciones de diciembre, se pondrá en marcha la fumigación aérea en Acapulco y Zihuatanejo, para prevenir contagios en turistas que visiten el puerto en las vacaciones.

La inversión que aplicará en la campaña de prevención contra dengue y chikungunya se compone de 50 por ciento el gobierno federal y 50 por ciento de la administración estatal.

Detalló que durante 2015, en Guerrero se confirmaron mil 620 casos de chikungunya y mil 475 casos de dengue. De estos últimos, 377 son hemorrágicos y mil 98 clasicos.

Por su parte, el director del Programa de Enfermedades Transmitidas por Mosquito de la Secretaría de Salud, Gustavo Sánchez Tejeda, informó que a nivel nacional hay nueve mil 375 casos de chikungunya confirmados, y la mayor incidencia se registra en los estados de Yucatán, Veracruz y Guerrero.

Dijo, sin precisar cifras, que en comparación al año pasado se registra una baja de 15 por ciento en los casos, por lo que no se bajará la guardia durante diciembre y en enero, para evitar un repunte.