Moléculas de aguacate previenen formación de trombos arteriales

México, 2 Oct (Notimex).- Un grupo de investigadores del Hospital Zambrano Hellion y del Centro de Biotecnología FEMSA del Tecnológico de Monterrey descubrieron moléculas cardioprotectoras en el aguacate, las cuales disminuyen la formación de trombos cardiovasculares.

Los líderes del proyecto, los doctores Gerardo García Rivas y Carmen Hernández Brenes, analizaron diversas moléculas presentes en el aguacate, en específico los de naturaleza grasa que tienen funcionalidades en la coagulación sanguínea.

“La idea surgió con el objetivo de ver diferentes aspectos moleculares en el aguacate que pudieran tener una funcionalidad biológica”, dijo Hernández Brenes en una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Por su parte, García Rivas destacó que una de las razones para estudiar estos frutos es que México es uno de los principales productores.

“Esto hace que haya posibilidad de estudiar nuevas bioactividades y, sobre todo, porque la comunidad reconoce que algunas grasas que tiene el aguacate son saludables”, mencionó.

“Esas fueron parte de las razones que nos hicieron estudiar el aguacate como fuente de productos y moléculas saludables”, añadió.

A su vez, la doctora Hernández Brenes comentó que en un inicio estudiaban los aspectos nutricionales básicos del fruto, pero quisieron llevarlo a otro nivel y generar un nuevo conocimiento.

“Escogimos el aguacate porque estas grasas pueden tener impacto en la salud de otras regiones del mundo si se llega a encontrar una asociación de estas grasas y el beneficio de la salud”, señaló.

De acuerdo con los especialistas, la investigación fue un proceso complejo de varios años en los que se trabajó con los componentes químicos del aguacate, pues es una gran oportunidad para tratar el tema cardiovascular.

“Algunos componentes del aguacate, particularmente estas grasas de forma aislada, fueron capaces de disminuir la formación de trombos que implican riesgo cardiovascular en nuestros pacientes”, puntualizó.

“Demostramos esta bioactividad y fue bastante similar a como lo hace el ácido acetilsalicílico, medicamento recetado a personas con problemas cardiovasculares”, abundó García Rivas.

A su vez, la doctora Hernández Brenes explicó que el futuro de esta investigación es demostrar que las moléculas estarán disponibles para pacientes y si se podrán encontrar en la misma constitución y tener la misma bioactividad.

“Ese es un hallazgo importante, lo tenemos en ratones, lo hicimos en modelos experimentales para saber cómo se dispone después de que se comen, cómo se digieren, cómo se absorben, cómo se transportan, ahí tenemos un reto muy importante: saber cómo puede llegar a tener la bioactividad dentro del sistema”, apuntó.

García Rivas consideró que el hallazgo es un “momento emocionante” desde el punto de vista científico.

“El disfrute está en generar conocimiento nuevo y en entender cosas que hace tiempo no sabíamos, como la existencia de esas moléculas. Y por supuesto, que esta información tenga la posibilidad de repercutir en algún grupo de pacientes que podrían mejorar sus condiciones de salud es algo muy valioso para todos”, precisó.