Todos los muros caerán, no solucionan crisis migratoria: Papa

Papa Francisco. FOTO/NOTIMEX

A bordo del avión papal, 28 Sep (Notimex).- El Papa Francisco aseguró hoy que todos los muros caerán y no sirven para detener la migración entre las naciones sino, por el contrario, generan odio sin solucionar los problemas.

Esto en un encuentro con periodistas a bordo del avión papal que lo llevó de Filadelfia a Roma, al final de su viaje apostólico de ocho días por Cuba y Estados Unidos.

“Usted sabe cómo terminan los muros. Todos los muros caen, hoy, mañana, o dentro de cien años, pero todos caen. No es una solución. El muro no es una solución”, dijo.

Constató que actualmente Europa “está en dificultades es verdad” ante la ola migratoria y se requieren acciones inteligentes para encontrar soluciones privilegiando el diálogo entre los países.

“Los muros nunca son la solución. En cambio, los puentes sí. Siempre. Siempre. Eso es lo que pienso sobre los muros y las barreras. No son una solución. El problema permanece y permanece con más odio”, insistió.

Ponderó que la crisis migratoria europea es producto de un proceso largo, de muchos años donde se gestaron guerras en el Continente Africano y ahora los ciudadanos de esa región están huyendo de la violencia, la destrucción y el “hambre de años”.

Sostuvo que África es el “continente explotado” rehén de las guerras que tienen detrás intereses económicos.

“Pienso que antes de explotar un continente, un país, una guerra, se podría hacer inversiones para que aquella gente tengan trabajo y se evitaría esta crisis. Es verdad, es una crisis de refugiados, como he dicho al Congreso, nunca vista desde la Segunda Guerra Mundial”, apuntó.

Notimex lo cuestionó sobre el anuncio del acuerdo entre el gobierno y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Al respecto aseguró estar “contentísimo” con la anticipada firma y sentirse un poco parte de ello porque siempre lo quise.

Reveló que cuando supo la noticia que en marzo se suscribirá el acuerdo le rezó a Dios para que “se llegue a marco con esta bella intención” porque faltan pequeñas cosas pero la voluntad existe, de ambas partes.

Afirmó que él mismo se ocupó del problema y por eso decidió hablar tres veces con el presidente colombiano Juan Manuel Santos sobre el asunto y garantizó que la Santa Sede “está muy abierta a ayudar como pueda”.

Sobre el debate en Estados Unidos respecto de la libertad para negarse a hacer cosas en contra de las propias creencias religiosas, advirtió que la objeción de conciencia es un “derecho humano” que la estructura judicial debe considerar y salvaguardar.

Precisó que, de lo contrario, se terminaría con una selección de los derechos, estableciendo derechos de primera calidad y derechos de segunda. Un derecho que, insistió, incluye a los funcionarios gubernamentales.

Más adelante aclaró que él no estableció el “divorcio católico” con la reforma a la legislación vaticana en materia de nulidades matrimoniales, y asentó que su cambio no quitó el proceso judicial para emitir sentencia en estos casos.

“En la reforma de los procesos he cerrado la puerta a la vía administrativa, que era la vía por la cual podía entrar el divorcio. Y se puede decir que aquellos que piensan en el divorcio católico se equivocan porque este último documento ha cerrado la puerta al divorcio que podía entrar por la vía administrativa”, explicó.

Recordó que muchos obispos pidieron reducir la burocracia de los procesos porque algunos llegaban a durar hasta 10 o 15 años.

Sostuvo que los procesos cambian y la jurisprudencia siempre. Subrayó que su reforma facilitará los procesos en el tiempo, pero -precisó- “no es un divorcio, porque el matrimonio es indisoluble cuando es sacramento, y esto la Iglesia no lo puede cambiar, es doctrina y es un sacramento indisoluble”.

En otro momento ratificó su deseo de viajar a China, territorio que ningún Papa visitó jamás, calificándola de una gran nación que aporta al mundo una gran cultura y tantas cosas buenas. “Yo amo al pueblo chino, lo quiero mucho”, exclamó.

“Deseo que existan las posibilidades de tener buenas relaciones, buenas relaciones. Tenemos contactos, hablamos de ir adelante. Para mi tener un país amigo como China, que tiene tanta cultura y tanta posibilidad de hacer bien, sería una alegría”, concluyó.