Fideicomiso Río Sonora destina más de mil 204 mdp en apoyo a afectados

Fideicomiso Río Sonora. FOTO/NOTIMEX

México, 4 Ago (Notimex).- A un año del derrame de 40 mil metros cúbicos de sulfato de cobre acidulado a los ríos Bacanuchi y Sonora, provocado por la mina Buenavista del Cobre, el Fideicomiso Río Sonora ha autorizado el desembolso de mil 204 millones de pesos para atender a los afectados y remediar la zona dañada.

En rueda de prensa, los funcionarios federales que integran la Comisión Presidencial para la Atención Inmediata y Permanente de la población afectada dieron a conocer que la suma representa una derrama aproximada de 10 veces el PIB de los siete municipios que integran esa región.

El subsecretario de Política y Planeación Ambiental de la Semarnat, Rodolfo Lacy Tamayo, detalló que con los recursos del Fideicomiso Río Sonora se entregaron 26 mil 564 apoyos para el resarcimiento por daños a la salud.

Esta ayuda, explicó, se distribuyó por cada toma domiciliaria de agua de todas las casas del Río Sonora y por daños al sector agropecuario y a unidades económicas, así como pagos a jornaleros y prestadores de servicios, por un monto de 610 millones de pesos.

Además, se ha dotado de 333 mil litros de agua potable a través de pipas, por un monto equivalente a 60 millones de pesos; se abrieron y rehabilitaron 41 pozos a lo largo del Río Sonora, en los que se han invertido 91 millones de pesos, agregó.

Indicó que también se instalaron 10 mil 188 tinacos en todas las casas del Río Sonora, con torreta, toma de agua y nomenclatura, esto con una inversión de 203.6 millones de pesos. Con los recursos del fideicomiso, explicó Lacy, también se contrató a un consorcio de instituciones académicas, nacionales y estatales, coordinadas por la Universidad Nacional Autónoma de México, para la realización de un Diagnóstico Ambiental de la zona del Río Sonora y que sirve de base para el Programa de Remediación.

En su oportunidad, Mikel Arriola, titular de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, informó que las acciones se han concentrado en tres fases, la primera de atención médica y resarcimiento de daños a la salud de la población afectada, con la atención del cien por ciento de los 360 casos detectados con daños en su salud.

Mientras que la segunda consistió en la regularización del abasto de agua potable y el establecimiento de un sistema de vigilancia epidemiológica y ambiental de mediano y largo plazo.

Además, se reparan los daños a los afectados con compensaciones económicas estimadas en casi ocho millones de pesos por pérdida de productividad.

El Comisionado Arriola refirió que desde el inicio del derrame se han brindado 10 mil 875 revisiones médicas con el apoyo de la Dirección General de Epidemiología y el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (CENAPRECE).

Actualmente, la Secretaría de Salud mantiene la atención permanente de la gente a través de la Unidad de Vigilancia Epidemiológica Ambiental de Sonora que opera provisionalmente desde marzo pasado con 19 expertos en salud que dan consultas, toman muestras biológicas, recorren en cuatro vehículos los siete municipios afectados, recetan y dan medicinas.

Con el fin de garantizar la calidad del agua, también se han tomado frecuentemente muestras de las 146 tomas de la red pública municipal, las cuales han estado dentro de los parámetros normativos, lo que indica que es apta para consumo humano.

Finalmente, Arriola anunció que con fondos del Fideicomiso durante el mes de septiembre de 2015, se comenzará la construcción definitiva de la Unidad de Vigilancia Epidemiológica y Ambiental de Sonora (UVEAS) en el municipio de Ures.

El Procurador Federal de Protección al Ambiente, Guillermo Haro Bélchez, explicó en tanto que el avance en la remediación incluye la totalidad de Zona 1, la cual comprende el trayecto entre el punto del derrame al pie del represo Tinajas 1, hasta el kilómetro 30 ya en el Río Bacanuchi.

“Se realizó el acomodo del material del acarreo objeto de remediación en el área de acopio, de acuerdo al orden del polígono correspondiente, con la finalidad de garantizar una adecuada toma de muestras y caracterización de materiales”, expresó Haro Bélchez.

También dijo que se colocó un tubo de 30 pulgadas para la canalización de aguas pluviales fuera del área de acopio y evitar que estas tuvieran contacto con el material contaminado.

“Los análisis de las muestras, realizados por laboratorios acreditados por la Entidad Mexicana de Acreditación y aprobados por la Profepa, indican por ahora que la zona 1 cumple ya con la normativa ambiental vigente”, abundó.

Indicó también que concluyeron las obras de construcción de las presas de contingencia para el control de avenidas extraordinarias y derrames en los represos Tinajas 1 y 2, las cuales permitirán enfrentar sin riesgos los efectos de la peor precipitación pluvial en 10 mil años.

Por su parte, la Conagua realizó tres mil 519 muestreos de calidad del agua desde la ocurrencia del evento hasta el mes de junio de 2015, informó Víctor Hugo Alcocer, Subdirector General Técnico de esa institución.

Manifestó que se rehabilitaron 24 fuentes de abastecimiento de agua potable, donde se desarrollaron trabajos de construcción de líneas de conducción hidráulica, mantenimiento preventivo y correctivo a sistemas de electrificación, reparación, mantenimiento y/o adquisición de equipo de bombeo, casetas de control, medidores, y tanques de almacenamiento, entre otras.

Dijo que con una inversión de más de 15 millones de pesos, el programa de perforación de pozos emergentes concluyó en el mes de diciembre del 2014.

Por su parte, la Sagarpa informó que ha dado seguimiento epidemiológico a los casos de animales que la población ha reportado como sospechosos y valores de metales pesados, tanto en los terrenos agrícolas, como en las plantas y en los tejidos animales, han estado dentro de la norma.

Aníbal González Pedraza, secretario Técnico de la Subsecretaria de Alimentación y Competitividad de la Sagarpa, indicó que al momento se han cubierto pagos de remediación por 95.74 millones de pesos para cinco mil 011 ganaderos.