Publica Conaculta libro de cuentos Ojos en la sombra de Jaime Muñoz Vargas.
Publica Conaculta libro de cuentos Ojos en la sombra de Jaime Muñoz Vargas.
México, 2 Agosto 15.- Un total de 10 cuentos de corte realista, donde el escritor Jaime Muñoz Vargas aborda pequeños dramas humanos de la vida cotidiana integran el libro Ojos en la sombra, publicado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), dentro de la colección El Guardagujas de la Dirección General de Publicaciones.

El autor precisó que se trata de ficciones escritas entre 2000 y 2005, la época más productiva de su trabajo como escritor de cuentos, cuando salieron a la luz cinco libros de este género, uno de ellos Ojos en la sombra.

Aunque en una primera edición el volumen fue publicado en 2007 por la Universidad Autónoma de Coahuila, ocho años después regresa editado por el Conaculta, “un privilegio que agradezco”, señaló el escritor oriundo de Gómez Palacio, Durango, pero radicado en Torreón, ya que así el libro tendrá una mayor difusión y circulación, pues se encuentra disponible en las librerías Educal de todo el país.

En Ojos en la sombra, dijo, el lector “va a encontrar en principio 10 cuentos, más o menos largos, en promedio de 10 a 15 páginas cada uno, todos de corte realista, pero no necesariamente son calcas de la realidad.

A fin de cuentas son ficciones, criaturas que he inventado a partir de ciertas pistas o datos obtenidos de mi propia experiencia, son relatos vinculados con el entorno en el que vivo, la Comarca Lagunera, aunque tiene un último apartado donde relato experiencias de personajes inventados, laguneros, pero relacionados con un entorno ajeno, Argentina y Chile”.

El libro lo mismo tiene como protagonistas a escritores frustrados, investigadores despedidos y filósofos obsesionados, que a un boxeador sumido en la pobreza, un turista asaltado en Buenos Aires o un estudiante de secundaria fascinado con el último discurso del presidente chileno Salvador Allende.

Para este volumen el escritor seleccionó deliberadamente personajes relacionados con las letras, ya que es el “mundillo” en el que ha trabajado toda su vida, por lo que “he captado pequeños detalles de la vida intelectual de mi región, donde ubico mis textos y puedo narrar con cierta autoridad cómo se comportan esos personajes, cómo son los editores, cómo son los escritores, los poetas, cómo se dan nuestras pequeñas mezquindades, nuestras envidias, cómo disfrutamos nuestros pequeños triunfos y cómo también nos metemos zancadillas”.

Sin embargo, Jaime Muñoz aclaró que no se trata de cuentos autobiográficos. “Quien lea Ojos en la sombra no va a encontrar lo que me pasó a mí, sino pizcas modificadas de acuerdo con la intención, al contexto de la historia que estoy inventando”, pues más que su propia experiencia, el autor ha buscado que sean textos “persuasivos, que convenzan al lector que se trata de piezas literarias, entretenidas, quizá críticas y hasta cierto grado también humorísticas”.

Escritos con un lenguaje coloquial, de prosa fluida, el autor señaló que “cualquier lector más o menos avezado, con una instrucción mínima, puede acceder a mis relatos sin grandes complicaciones”, a diferencia de lo que pasaba anteriormente, pues cuando empezó a escribir, en 1989, sus obras tenían un estilo barroco.