Saneamiento deficiente y convivencia, favorecen contraer hepatitis

Saneamiento deficiente y convivencia, favorecen contraer hepatitis.

Querétaro, 28 Jul (Notimex).- La Secretaría de Salud estatal informó que los principales factores de riesgo para contraer hepatitis son saneamiento deficiente, falta de agua salubre, drogas inyectables y convivencia con una persona infectada, por lo que se deben tomar en cuenta las recomendaciones básicas de médicos especializados.

En el Día Mundial contra la Hepatitis, que se celebra este 28 de julio, la dependencia señaló que otras formas comunes de contagio son las relaciones sexuales con una persona infectada con hepatitis A y viajes a zonas de alta endemicidad, sin inmunización previa.

“La Secretaría de Salud del estado de Querétaro se une a la conmemoración, con el objetivo de aumentar la sensibilización y la comprensión de la hepatitis viral y las enfermedades que provoca”, enfatizó en un comunicado.

Señaló que la hepatitis es una inflamación del hígado, causada por una infección vírica.

Se conocen cinco tipos principales de virus de la hepatitis, designados como A, B, C, D y E, que son los que mayor preocupación generan, debido a la morbilidad y mortalidad que conllevan, así como a su potencial para causar brotes y propagarse de forma epidémica.

Explicó que las hepatitis B, C y D se producen por el contacto con fluidos corporales infectados y en particular, los tipos B y C son en conjunto la causa más común de cirrosis y cáncer hepáticos, mientras que la hepatitis A y E son causadas generalmente por la ingestión de agua o alimentos contaminados.

Estableció que las formas más comunes de transmisión se deben a la transfusión de sangre por productos sanguíneos contaminados y los procedimientos médicos invasivos, donde se usa equipo contaminado, y en el caso de la hepatitis B, la transmisión se da por contacto sexual o de la madre al niño en el parto.

En la mayoría de los casos, la hepatitis es asintomática, pero cuando se presenta una infección aguda puede manifestarse en forma de coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia), orina oscura, cansancio intenso, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

La dependencia comentó que las personas que pueden tener riesgo de infectarse de hepatitis C son quienes recibieron sangre u órganos, antes de que se implantaran las pruebas de tamizaje del virus de la hepatitis C.

Asimismo, las personas que se inyectan o se inyectaron drogas, pacientes en hemodiálisis crónica, personal sanitario, personas infectadas por VIH, personas con enfermedades hepáticas o pruebas funcionales hepáticas alteradas y recién nacidos hijos de mujeres infectadas.

A fin de proteger a la población, la Secretaría de Salud emitió medidas preventivas básicas contra la hepatitis A y E como: preparar alimentos con total higiene e ingerirlos bien cocidos o fritos, lavar y desinfectar frutas y verduras; consumir agua hervida, clorada o purificada.

Asimismo, desinfectar con agua clorada las superficies que son de contacto común como: puertas, manijas, picaportes, pasamanos, barandales, mesas de trabajo, apagadores de luz, timbres y fomentar la higiene personal, haciendo énfasis en un frecuente y adecuado lavado de manos antes de comer y después de ir al baño.

Las medidas de prevención para la Hepatitis B, C y D se basan en la promoción del uso de equipo de inyección y herramientas e instrumentos de perforación para el cuerpo que sean estériles o desechables.

La vacuna contra la Hepatitis B se aplica de forma gratuita en los centros de salud del estado de Querétaro y consta de tres dosis en menores de 5 años de edad y dos dosis en adolescentes y adultos.