Director de tránsito Municipal Juan Martínez Hernández.

San Juan del Río, 15 de julio 2015.- La implementación del operativo alcoholímetro por parte de la la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, ha cumplido su objetivo al disminuir los accidentes hasta un 60 por ciento, informó el director de tránsito municipal Juan Martínez Hernández.

Señaló que los operativos de “Volante sin alcohol” y “Alcoholímetro” han dejado resultados favorables en su funcionamiento, asimismo indicó que de 10 vehículos que salen positivos un promedio de siete conductores son remitidos a la cárcel municipal por infringir la ley y uno o dos son menores de edad.

El funcionario aseguró que las multas van de los 30 a 60 salarios, sin embargo apuntó que si el conductor viene en estado de ebriedad la situación cambia, puede ser remitido a la cárcel municipal o trasladado al Ministerio Público

“Si te detiene el alcoholímetro se te multa dependiendo de los grados de alcohol, se verifica si el conductor es apto para manejar, se puede hacer simplemente una llamada de atención o una infracción, ya depende de la situación”, detalló.

Martínez Hernández manifestó que al detectar a jóvenes conduciendo bajo los efectos de las bebidas alcohólicas se les aplica el mismo procedimiento, por lo que puntualizó que los padres de familia tienen que respaldar a los infractores.

“Si únicamente es por infracción los padres de familia no tienen mucho que ver, porque lo que se va a garantía lo que es la tarjeta y la placa, va a responder por el menor al acudir por su garantía. Si es de tipo penal, el padre tiene que intervenir por la situación jurídica que guarda su menor” precisó.

El titular de la dependencia reconoció que se continuará con los operativos correspondientes, y anunció que dentro de 10 a 15 se iniciará un nuevo operativo al servicio público, el cual consiste en especificar a los ciudadanos la responsabilidad de manejar un vehículo.

Por último el funcionario explicó que entre semana es difícil que un conductor sea remitido a cárcel municipal por el alcoholímetro, pero si enfatizó que normalmente los fines de semana es más frecuente la combinación de la bebida alcohólica con el volante.