Podría desacelerarse economía española en tercer trimestre: BBVA

Madrid, 6 Jun 15 (Notimex).- La economía española podría desacelerarse en el tercer trimestre del año hasta el 0.8 por ciento, tras crecer el Producto Interno Bruto (PIB) un 0.9 por ciento en el primer trimestre y 1.0 por ciento en el segundo, según el BBVA.

En un informe del Observatorio Económico España difundido lunes por su Servicio de Estudios, aclaró que esta bajada en el tercer trimestre no cambiaría la previsión anual de la economía que podría cerrar 2015 por encima del 3.0 por ciento.

La entidad explicó que ello se daría “si mantiene la tendencia actual durante los próximos meses”, ya que “persisten frentes abiertos cuya pronta resolución es crucial para evitar escenarios en los que la recuperación se vea lastrada por la incertidumbre”.

En el escenario externo, en Europa “la principal preocupación a corto plazo se concentra en las negociaciones entre Grecia y las Instituciones”, mientras que las elecciones en cuatro países “condicionan el devenir”.

Subrayó que “las políticas que lleven a cabo los nuevos gobiernos serán fundamentales para evitar escenarios de riesgo en los que el crecimiento se resienta por el deterioro de la confianza y el aumento de las tensiones financieras”.

En su informe, el BBVA recalcó que en el primer semestre de confirmó la recuperación de la economía española, con una estimación de 1.0 por ciento para el segundo trimestre.

“La tendencia de las variables observadas confirman que la recuperación de la economía española se acentuó durante el primer semestre de 2015 debido a factores tanto externos como internos”, abundó.

Señaló que entre los determinantes externos que favorecieron el crecimiento durante el primer semestre están “la contención del precio del petróleo, la mejora de la demanda europea y el tono más expansivo de la política monetaria del Banco Central Europeo.

Como factores internos, refirió “la reducción de la incertidumbre, la corrección de algunos desequilibrios, como en el sector inmobiliario, y las reformas acometidas durante los últimos años han contribuido a la mejora del mercado laboral y de la confianza”.

Consideró positivo algunas “decisiones de consumo e inversión de hogares y empresas, y que la política fiscal ha dejado de ser contractiva, lo que se ha manifestado no sólo en la reducción de la imposición directa, sino también en el avance de la demanda pública”.