Caracas, 19 Abr 15 (Notimex).- La construcción de casas habitación del sector privado en Venezuela cayó cerca del 65 por ciento, lo que le impide aportar su cuota de unidades a la gubernamental Gran Misión Vivienda, aseguró hoy el empresario del sector Rafael Goeta.

“Desde diciembre del año pasado no hemos construido una vivienda más”, precisó el director ejecutivo de la Asociación Venezolana de la Construcción (AVC) en conversación que sostuvo con Notimex.

Goeta destacó que hasta finales de 2014 la empresa privada había construido unas dos mil viviendas, pero que a partir de esa fecha para acá, la industria entró en crisis por la falta de insumos y en la actualidad está prácticamente paralizada.

Añadió que igual situación está atravesando el gobierno que ha reducido sus metas y este año apenas ha entregado unas 60 casas nuevas porque el resto son remodelaciones de unidades habitacionales que ya habían sido entregadas.

Explicó que la paralización de la construcción de viviendas tanto del sector público como del privado obedece a la falta de cemento, cabillas, bloques, tuberías y piezas sanitarias que se dejaron de fabricar en el país.

El constructor agregó que los más afectados por esta crisis de la construcción son las personas que todavía habitan en refugios (damnificados), los que observan como sus aspiraciones de tener una vivienda digna se aleja cada día más.

Goeta recalcó que si el gobierno quiere solucionar el déficit de viviendas, que especialistas estiman en unos dos millones, debe comenzar desde ya a importar de urgencia los insumos necesarios para la construcción, porque de lo contrario este déficit será mayor.

Refirió que en los últimos diez años, los sectores público y privado han producido solo 558 mil 300 nuevas viviendas, unas 56 mil viviendas por año, equivalente a lo producido a finales de los años sesenta”.

Solicitó investigar a la Corporación Socialista del Cemento (CSC), institución del gobierno que estaría vendiendo el producto regulado a particulares con elevados sobreprecios.