México, 7 Abr 15 (Notimex).- Con 80 bailarines en escena, el clásico “La Bella Durmiente” tendrá temporada a partir de mañana en el Castillo de Chapultepec, a cargo de un ballet independiente formado por Rising Art AC.

La coreografía de José Luis González Domínguez, sobre la original de Marius Petipa, será ejecutada por jóvenes de entre 14 y 40 años provenientes de diferentes escuelas del país, a los que se suman alumnos de la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea y de la Compañía Nacional de Danza Folclórica, bajo la dirección de Rodrigo González.

En entrevista, Rodrigo González explicó que se trata de una propuesta independiente a la que realiza la Compañía Nacional de Danza (CND), del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Comentó que al abrirse un paréntesis en el Castillo de Chapultepec, “decidimos continuar este ballet con una reversión de José Luis González, para la cual se convocó a bailarines clásicos y de contemporáneo a que se integraran a la obra”.

“Se hizo una convocatoria, de ahí se eligió a 30 bailarines y a ellos se sumaron alumnos de la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea y de la Compañía Nacional de Danza Folclórica, lo cual nos da un ensamble de cerca de 80 bailarines”, explicó el director teatral.

Eso le da un carácter rejuvenecido al ballet porque presenta a un elenco fresco, con bailarines con ocho años de carrera que desean bailar y lo que buscan es bailar piezas de repertorio.

“Tener una puesta en escena los entusiasma pues han hecho de este proyecto suyo, lo han tomado bien y eso se observa en el escenario; es un equipo muy ensamblado que se ha podido integrar una sinergia de compañerismo, apoyo, entrega y pasión”, consideró.

Por su parte, José Luis González destacó que el ballet de “La Bella Durmiente” presentará la misma historia, la de la princesa Aurora y el príncipe Desiré, pero en esta ocasión se incluirá a niños, dándole a la obra un sello propio.

“Es un espectáculo que deseamos acercar más a las familias, para que vengan, se adentren en el bosque, conozcan la obra y el ballet”, dijo González Domínguez, para quien en esta ocasión el montaje de tres horas, es resumido a una hora y 15 minutos “sin perder la esencia de la historia original”.

“Es un poco de menos danza pero sigue habiendo el ballet tradicional, además de que cambiamos el Adagio de la Rosa, por un Adagio más fresco y se proyecte mejor la historia”, agregó.

Con la música de Chaikovski, en este montaje los protagonistas son los bailarines Tamlyn Higgins, quien personifica a Aurora, y Jesse Inglis, quien da vida a Desiré, la primera sudafricana y el segundo de Australia.

Teniendo como escenario natural el Castillo de Chapultepec, la misma obra remite a la vida dentro de un castillo.

“Son balcones, pisos, escaleras, candelas, todo es real y resulta un verdadero deleite para el público, quien desde el momento que ingresa al bosque, siente la magia”, consideró el coreógrafo.

“La Bella Durmiente” estará en cartelera hasta el próximo 26 de abril con funciones de jueves a domingo.