Santo Domingo, 2 marzo 15, (SEMlac).- Tras despedir 2014 con el doloroso saldo de 177 mujeres asesinadas por sus actuales o exparejas, y ante los crímenes producidos en los escasos días que corren de 2015, las estadísticas recientes corroboran que la violencia de género continúa su paso destructor, con métodos que impresionan a la opinión pública.

Al amanecer el primer día del año, un hombre ultimó a cuchilladas a su concubina, frente al hijo de 15 años, en el barrio de Los Mina, Santo Domingo este, tal y como reportó la Policía e informó el periódico Hoy, el 2 de enero.

El multimedios DominicanosHoy calificó de crueldad y salvajismo el hallazgo a finales de enero del cuerpo de una niña de 13 años, con visibles señales de violación, torturas y estrangulamiento, tirado en unos matorrales próximos al destacamento policial de Bonao, capital de la provincia Monseñor Nouel, a unos 80 kilómetros de la capital.

El pasado 20 de enero un teniente pensionado de la Policía quitó la vida, con cinco disparos, a la joven que había sido su pareja; el hecho ocurrió en el barrio capitalino de Los Alcarrizos, donde días antes otra joven moría como consecuencia de los golpes propinados por el marido.

Voces por el Avance de los Derechos de las Mujeres, de Profamilia y el Centro de Estudios de Género del Instituto Tecnológico (CEG-Intec) mencionaban las barbaries y concluían en texto publicado en su sitio web, el pasado 3 de febrero, que dichas acciones “lejos de constituir casos aislados, forman parte de una muy enraizada amenaza permanente contra la vida y la dignidad de las dominicanas”.

De hecho, el 52 por ciento de la población considera que los principales problemas de las mujeres en el país son abuso, acoso, maltrato y violencia, según datos de la encuesta Gallup, en la cual se declaran las condiciones logísticas y de procedimiento en la prevención y la persecución policial y judicial a los agresores; así como el cumplimiento de la Ley 24-97, sobre Violencia Intrafamiliar, como limitaciones marcadas ante la magnitud del problema.

El proyecto Voces por los Derechos de las Mujeres y quienes integran el movimiento feminista en el país han advertido que “para frenar la violencia de género hay que asumir políticas integrales, que van desde la salud, pasando por la educación, hasta la Justicia, sin excluir muchas otras áreas. Además, el Estado debe invertir los recursos necesarios para su ejecución”.

A los crímenes contra mujeres descritos anteriormente desde enero hasta este incipiente febrero, se añade el asesinato cometido por dos hombres, aún no identificados, quienes dejaron desnudo el cuerpo sin vida de una joven de 20 años en un hotel de Higüey, capital de la provincia de La Altagracia, situada a unos 145 kilómetros al este de la ciudad de Santo Domingo.

La noticia circuló en las páginas de medios nacionales y en el higueyonline.blogspot.com el pasado día 2.

El proyecto Voces por el Avance de los Derechos de las Mujeres denunció que “toda clase de supuestos móviles configuran un cuadro que reclama una respuesta más compleja, integral y multidimensional desde el Estado y la sociedad civil”.

Sergia Galván, directora de la organización feminista Colectiva Mujer y Salud, habló a SEMlac de lo que considera una verdadera “tragedia nacional”, y criticó que no estén activados todos los mecanismos para prevenir la violencia contra la mujer y los feminicidios, pese a las cifras alarmantes de casos con una tendencia a incrementarse cada día, al paso de los años.Por Mercedes Alonso.