Naciones Unidas, 23 Feb (Notimex).- México consideró hoy que el Consejo de Seguridad de la ONU debe realizar reformas que lo hagan más transparente y democrático, a fin de cumplir la misión que le fue encomendada hace 70 años por la comunidad internacional.

En un debate celebrado en el Consejo de Seguridad, el coordinador de asuntos políticos de la Misión de México ante la ONU, Ricardo Alday, también señaló que la comunidad internacional tiene el deber de fortalecer los mecanismos de prevención y cooperación multinacional.

“Sin una reforma integral a su estructura y métodos de trabajo, este Consejo de Seguridad corre el riesgo de caer en la irrelevancia, de exacerbar los problemas que enfrentamos y de debilitar los principios y propósitos que sostienen el mecanismo de seguridad colectiva”, expresó Alday.

“México considera indispensable discutir, alcanzar consensos e instrumentar reformas que reflejen lo que hemos aprendido en estos 70 años y que, sin socavar los principios rectores de la organización, nos doten de una estructura más transparente, más democrática y más eficiente”, afirmó.

En ese sentido, México ha propuesto como parte de los 40 países que forman el Movimiento Unidos por el Consenso que los miembros no permanentes del Consejo de Seguridad sean electos mediante un voto de la Asamblea General y que puedan obtener una reelección inmediata.

México ha propuesto además reformar el Consejo de Seguridad a fin de que tenga un total de 26 miembros, entre los que estén representados todas las regiones del mundo, incluidos cuatro países del Grupo de Latinoamérica y el Caribe (Grulac).

Asimismo, México ha impulsado -junto con Francia- que se limite el uso del veto de parte de los miembros permanentes en caso de la comisión de atrocidades o genocidio, y que en general se transparente la operación del Consejo.

Alday se pronunció por aprovechar la próxima elección del secretario general de la ONU, programada para 2016, para “fortalecer la transparencia y rendición de cuentas, y para consolidar una reforma realista y tangible alrededor del 70 aniversario” de este organismo.

En el debate de este lunes participaron representantes de más de 70 Estados miembros, así como el secretario general de este organismo, Ban Ki-moon.

El titular de la ONU aseguró en su intervención que uno de los mayores obstáculos para la acción preventiva de abusos es la preocupación de los Estados miembros en torno a la soberanía y a la no intervención.

Resaltó que en realidad son las violaciones de derechos humanos las que socavan la soberanía porque causan sufrimiento, muerte y división, y porque éstas silencian a los gobiernos y a las instituciones.

“El objetivo principal de la ONU es apoyar a los actores estatales. Al hacerlo, se apoya la soberanía nacional. Un cambio de concepto sobre las acciones de derechos humanos puede tener un efecto transformador en el papel que debe desempeñar el Consejo en temas de paz y seguridad”, apuntó Ban.